CAPÍTULO 82 – LAS CÁRCELES DE LOS "SIN PAPELES"

  • Existen nueve en España, pero se desconoce cuántos inmigrantes hay en ellos
  • Un informe europeo de 2007 destaca las malas condiciones de internamiento
  • Las denuncias por malos tratos son las que más preocupan a las ONG

Malos tratos físicos y psicológicos, reclusión innecesaria, falta de atención médica y condiciones higiénicas deficientes. Éstas son las quejas más habituales de las ONG en lo que respecta a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).

Creados en 1985, a partir de la entrada en vigor de la Ley de Extranjería, estos centros dependen del Ministerio del Interior y cumplen la función de acoger a los extranjeros sin documentos —por un plazo máximo de 40 días— mientras esperan que su proceso de deportación se resuelva. “Son cárceles y no deberían serlo”, denuncia Hanan, de la Oficina de Derechos Sociales Patio Maravillas, organización de apoyo a los inmigrantes.

En diciembre de 2007, un informe financiado por el Parlamento Europeo respaldaba estas acusaciones. Según el documento, los CIE españoles “se parecen demasiado a cárceles, donde los internos están prácticamente confinados en sus celdas, con malas condiciones de salubridad y poco personal médico”.

Los malos tratos también son mencionados en el estudio: “Los internos han denunciado numerosos actos violentos perpetrados por el personal de seguridad”. El texto subraya, además, la “actitud irrespetuosa y humillante” hacia los inmigrantes.

Ante estas denuncias, el Ministerio del Interior no ha querido hacer demasiados comentarios. “Los CIE están bajo unas determinadas leyes. Si hubiera alguna cosa que no funcionara, las personas lo pueden denunciar. No entramos en valoraciones a través de los medios de comunicación”, ha afirmado una portavoz ministerial.

En lo que respecta al informe, el Ministerio subrayó que se trata de un estudio hecho por una consultora particular —aunque encargado y financiado por el Parlamento Europeo— y que aún no ha sido aprobado por los 27. Así, destacó que en plena crisis de los cayucos, en 2006, “delegados de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior estuvieron visitando los centros de España y señalaron muchas cosas positivas en su informe, este sí, votado y aprobado por el Parlamento”.

Investigaciones exhaustivas

Un cayuco con inmigrantes, recién llegado a las costas españolas. (Foto: Jesús Domínguez)

Un cayuco con inmigrantes, recién llegado a las costas españolas.

Existen nueve CIE en España, pero el número de inmigrantes internados en ellos se desconoce. Fuentes del Ministerio del Interior afirman que no se hacen estimaciones “porque, como siempre está saliendo y entrando gente, quedan desactualizadas al momento”.

En 2006, en respuesta a una pregunta del diputado Joan Herrera al Congreso, el Gobierno informó de que el número de internos entonces era de 1.936. Lo que sí se sabe es que, según un balance del Ministerio del Interior, en 2007 llegado a España 18.057 inmigrantes.

Desde la crisis migratoria de 2006-2007 Amnistía Internacional ha realizado distintas misiones para investigar las condiciones de acogida de los inmigrantes en estos centros. La situación ha mejorado, pero no lo suficiente.

A las denuncias de las demás organizaciones, Amnistía suma una más: los problemas para reconocer las personas en situaciones de vulnerabilidad. “Hay muchas dificultades para identificar a personas cuya devolución a su país de origen supone un riesgo para su integridad y necesiten protección internacional, por ejemplo”, explica la responsable del trabajo sobre inmigración, Itziar Ruiz.

Las denuncias por maltrato están también en el centro de las preocupaciones de la organización. “Desde hace muchos años estamos pidiendo al Gobierno que cualquier denuncia sea investigada de manera rápida, exhaustiva e imparcial, que se enjuicie y se condene a los responsables. Que nadie se quede en la impunidad“, subraya.

Hanan, del Patio de Maravillas, comparte la misma opinión: “No hay una tutela imparcial ni una norma clara que diga cuáles son las condiciones que deben tener estos centros. Viven en una especie de limbo jurídico y sujetos a las reglas que dicta el director de cada uno”.

En realidad, no es que no exista legislación. “Lo que ocurre es que, en la práctica, se delega su cumplimiento en el director del centro, lo que implica criterios distintos en cada uno, no admisibles en un estado de derecho “, explica Cynthia Favero, abogada especialista en extranjería.

Infracción y no delito

A nivel jurídico, lo que más desagrada a los especialistas es que los internos sean tratados como presos, cuando no existe delito, sino una infracción administrativa.

“Que sean tratados como criminales, con menos derechos, menos comodidades y más privaciones, cuando su único delito es haber nacido en un país que no es España, me parece inhumano. Peor aún es que puedan ser internados preventivamente, antes que el decreto de expulsión sea firme”, dice la abogada.

En lo que respecta a las quejas por malos tratos, Cynthia Favero considera que no se puede generalizar: “¿Si existen? Sí, en algunos casos concretos y específicos. Yo hablo con mucha gente y hay quien me dice que los han tratado muy bien y otros a quienes los han tratado muy mal. Depende del centro, de los internos y también de los que ejercen la vigilancia. Pero sí es habitual la restricción de otro tipo de derechos, como los de asistencia médica o el tiempo de comunicación con los familiares, que no sobrepasa los 10 minutos”.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/04/10/solidaridad/1207842708.html?a=69cbcf79392039e2d664befd71acb032&t=1207997982

————————————————-

En este país estamos teniendo serios problemas con el asunto de la inmigración, sobre todo con el control de la entrada a nuestro país de los mismos y su regularización. Sufren malas condiciones de internamiento lo que tiene por consecuencia la aparición de malos tratos y una excesiva semenjanza de los centros de internamiento de los menores con una cárcel (aunque hay que decir que no siempre ni mucho menos se nos presenta esa circunstancia).

Lo que pasa es que no tenemos planes bien definidos de acuerdos entre empresas, sindicatos y trabajadores en este caso, y esa mala planificación se traduce en problemas de tolerancia de nosotros hacia ellos y de una excesiva delincuencia de los inmigrantes que vienen (que no representan ni mucho menos la mayoría de la población inmigrante, como mucha gente piensa).

España se ha convertido en poco tiempo en país receptor de inmigrantes, cuando ha siado tradicionalmente un país emisor. Parece ser que tenemos muy mala memoria histórica y nos falta un poquito de humildad, a mi entender.

La ley que habla de los Centros de Internamiento de Menores es la Ley Orgánica 5/00

Links interesantes relacionados con el tema:

1. CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado)

2. Cruz Roja

3. Cáritas

4. Red ACOGE (Federación de Asociaciones Pro Inmigrantes)

5. Médicos del Mundo

6. Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad.

Un comentario el “CAPÍTULO 82 – LAS CÁRCELES DE LOS "SIN PAPELES"

  1. Santiago Chiva de Agustín dice:

    Hola. La inmigración tiene una cara humana; me ha gustado la movilización que -por encima de ideologías y creencias religiosas- han hecho en el Reino Unido el grupo “Strangers into Citizens”. Austen Ivereigh, su principal promotor ha explicado en Granada el pasado fin de semana cómo han logrado que los tres principales candidatos para la alcaldía de Londres de las municipales que se celebran –el conservador, el laborista y el liberal- apoyaran su propuesta, que la Cámara de los Comunes la haya discutido y que el partido liberal la haya hecho suya. Su planteamiento no es solidaridad ingenua sino puro pragmatismo británico: sacar del limbo legal en que se encuentran cientos de miles de personas que nunca podrán ser repatriadas por el inmenso coste que supondría. No es una tarea popular: la objeción que se le pone -el posible efecto llamada de una medida como ésta- es seria. Sin embargo la propuesta humanitaria es compatible con la fortaleza del Estado en el control de fronteras y contra la delincuencia. Un ejemplo de movilización ciudadana desinteresada del que los españoles podemos aprender mucho…Santiagohttp://opinionciudadano.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s