CAPÍTULO 89 – SUSPENSE POLÍTICO PARA LA AMAZONIA

Los ecologistas ‘vigilan’ al titular de Medio Ambiente brasileño

“No dejaré que quemen la Amazonia”, asegura el economista Carlos Minc, que el próximo martes asumirá el Ministerio del Medio Ambiente de Brasil. Contactado telefónicamente por este periódico, el nuevo responsable intenta apagar los focos del incendio que amenaza a la Amazonia. O al menos, del que pronostican los ecologistas desde que su antecesora, Marina Silva, presentó su dimisión al presidente Luis Inácio Lula da Silva.

La gran defensora de la Amazonia ha salido del Gobierno y esto cuestiona si el plan gubernamental de desarrollo económico de Brasil pasará por encima de las cuestiones ambientales. Primero, porque la ex ministra era vista como un punto de resistencia para que eso no ocurriera. Segundo, por las causas que llevaron a su salida: presiones de otros ministros, de algunos diputados y del poderoso sector agroindustrial de Brasil.

La ex ministra se había pasado cinco años en lucha contra sectores que exigían la aprobación de obras comprometidas para el medio ambiente, como fábricas hidroeléctricas y carreteras en la Amazonia. Su táctica era no conceder las licencias hasta que todas las garantías ambientales fuesen aseguradas, un proceso que podía llevar años. Para los opositores, la postura de Silva retrasaba el desarrollo de Brasil: “Ella pensaba solamente en árboles y animalitos y se olvidaba de que el país necesita producir”, argumenta Valdir Colato, líder del grupo de diputados del sector agropecuario.

El acoso del lobby agroindustrial se intensificó después de la aprobación de duras leyes para limitar la deforestación, como la prohibición de créditos para la producción en propiedades donde se había comprobado la tala ilegal de árboles. Las presiones acabaron empequeñeciendo políticamente a Marina Silva y prácticamente la aislaron.

“Dentro del Gobierno, yo no tenía ya las condiciones para hacer viable la agenda del desarrollo sostenible”, explica Marina Silva a este periódico. “Las presiones desde el Congreso Nacional y desde los Estados de Mato Grosso y Rondonia fueron muy fuertes”, reconoce.

Después de lo sucedido, la designación de Carlos Minc para el Ministerio del Medio Ambiente tiene una doble función. El economista reúne atributos para apaciguar los ánimos de los ecologistas: él mismo es miembro de movimientos ecologistas desde la década de los setenta, creó el Partido Verde en Brasil y ha llevado a cabo una contundente actuación en favor del medio ambiente durante los 20 años en que fue diputado en Río de Janeiro. “Minc es respetado en el sector y tiene una biografía a preservar”, dice Carlos Nobre, presidente del Programa Internacional de Geosfera-Biosfera y científico del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil. Pero las razones del nombramiento de Minc no se restringen sólo a su trayectoria verde. Lo que le garantizó llegar al ministerio fue el modelo menos burocratizado de concesión de licencias ambientales adoptado por él en la secretaría de Medio Ambiente del Estado del Río de Janeiro, que comanda desde hace 15 meses. En este tiempo, el órgano ha marcado un récord de aprobaciones, incluidas obras complejas desde el punto de vista medioambiental. El caso más emblemático es el de un polo petroquímico de Petrobrás, un proyecto valorado en casi 7.000 millones de euros cerca de un manguezal, ecosistema brasileño muy susceptible a cambios. La obra obtuvo licencia en seis meses, la mitad del tiempo que la empresa esperaba. “Lo que hicimos fue eliminar varias etapas inútiles del proceso”, dice Minc. “Antes pasaba por las manos de 16 funcionarios hasta llegar al analista ambiental, ahora pasa sólo por uno”. Ese modelo de agilidad es visto con buenos ojos por el Gobierno y por los empresarios, pero deja a los ecologistas con los pelos de punta. “Esa prisa puede llevar a decisiones que comprometen la integridad ambiental de Brasil, principalmente de la Amazonia”, advierte Marcelo Furtado, directivo de Greenpeace Brasil.

Carlos Minc asume el Ministerio con el reto de probar a los críticos que Brasil no va a dar un paso atrás en la cuestión ambiental. Una tarea difícil, pues implica ponerse en medio de la guerra de intereses que derrumbó a Marina Silva. Él sabe de eso. “Marina sufrió con presiones terribles que, obviamente, ya me están llegando a mí, pero no voy a ceder”, garantiza Minc.

Las primeras propuestas que ha divulgado agradan, en principio, a griegos y troyanos. Mantener todos los programas del ministerio da esperanza a los ambientalistas. Agilizar el proceso de licencias medioambientales es una exigencia latente de los sectores político y empresarial. El nuevo ministro también recibió del presidente Lula la luz verde para la creación de una guardia nacional ambiental para la vigilancia de las áreas de reserva ambiental de la Amazonia. “Son pruebas de que no habrá cambios en la política ambiental y de que vamos encontrar mecanismos para llevar adelante las esperanzas, la lucha y las utopías de Marina Silva”, dice Minc.

La región, en cifras

3,6 millones de kilómetros cuadrados

15% de las especies de plantas y animales del planeta

El 80% de la madera retirada de la Amazonia proviene de explotación ilegal

El 17% de la selva se ha perdido en 30 años

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Suspense/politico/Amazonia/elpepusoc/20080525elpepisoc_5/Tess

———————————————————

Interesante artículo, demasiado mezclado con la política a mi parecer. El objetivo de la poblicación de este artículo en el blog no es otro que concienciar a la gente que lo lea de la situación de emergencia que vive la selva del Amazonas, a mi entender el pulmón del mundo.

Creo que cualquiera que tenga dos dedos de frente comprenderá que este es un problema global, es decir, que nos afecta a todos. La deforestación masiva del Amazonas (17% de la selva perdida en 30 años), no hace otra cosa que acelerar el cambio climático, temita de moda, que parece ser un hecho más que evidente y probado (que algunos no quieren ver).

De todas las medidas propuestas, la que más me convence es la de crear una guardia nacional ambiental para la vigilancia de las áreas de reserva ambiental de la Amazonia. Es un patrimonio que tenemos y que debemos cuidarlo. Otro dato llamativo es que el 15% de las especies del planeta (de plantas y animales) se encuentran allí.

Espero que este tipo de noticias nos haga reaccionar y enmendar la situación.

Anuncios

LA MENTE HUMANA

La Mente Humana

La Mente Humana

Todo en la naturaleza es inteligencia

Toda la creación humana es producto de un pensamiento. Los pensamientos surgen de la mente como impulsos creativos y cuando éstos se manifiestan en forma organizada producen una expresión creativa.

Todos tenemos la misma capacidad desde el nacimiento para organizar los pensamientos, por lo tanto se puede considerar a la mente como una estructura que tiene un poder organizador.

Este poder no está ubicado solamente en el cerebro, abarca todo el cuerpo hasta cada una de nuestras células y se puede decir que todo en la naturaleza posee el mismo poder organizador de inteligencia creativa.

Hasta la materia inanimada demuestra que sus componentes básicos como los protones, electrones y otras partículas están dispuestos en forma organizada e inteligente.

El conocimiento del hombre tiene una estructura de pensamiento que capta al Universo con la conciencia y este es el modo que tenemos de conocerlo.

Nuestros impulsos de inteligencia son los mismos de toda la naturaleza la diferencia es que el hombre los conoce como pensamientos.

Toda la complicada maquinaria que componen todos los sistemas de un cuerpo humano son manifestaciones de un impulso inteligente y creador.

Este razonamiento nos lleva a la conclusión de que la mente, conciencia o inteligencia subyace en todo el Universo.

El ser del hombre es su propia semilla con la capacidad de evolucionar hasta su pleno desarrollo. En esa semilla, a partir de la unión de un óvulo con un espermatozoide, se encuentra almacenada toda la información inteligente de un hombre nuevo y único.

Se podría decir que la vida es la posibilidad de evolucionar que tiene la materia en forma organizada y con un propósito; y así como puede naturalmente evolucionar la materia también evoluciona la conciencia hacia una etapa superior.

La evolución de la conciencia se manifiesta como sabiduría, que es la organización de la inteligente superior, o sea la posibilidad de síntesis que permite ver la totalidad.

Esta evolución es independiente de la voluntad y es irreversible porque es una tendencia natural.

El libre albedrío nos permite dirigir nuestros pensamientos, y cuando permitimos que los pensamientos negativos de nuestro ego dominen nuestra mente nos hará ver una imagen de la realidad depriimente que nos hará sentir desdichados; en tanto que un estado mental positivo la mayor parte de nuestro tiempo cambiará la imagen de esa realidad y nos hará personas felices; porque la propia conciencia es la que la estructura.

Cada estado mental coincide perfectamente con el funcionamiento del cuerpo, con el humor, con la expresión de la cara, con las relaciones personales, y con el bienestar físico general; y si una persona es buena observadora puede leer el pensamiento de otra por su aspecto.

De manera que solamente si somos conscientes podemos cambiar nuestros pensamientos porque la mayoría de éstos, surgen espontáneamente en forma automática.

La mente altamente evolucionada, con una perspectiva más amplia de la realidad, que no se detiene en los simples sucesos sino que ve sólo la síntesis, no puede ser nunca víctima de una enfermedad si tiene absoluto dominio de lo que piensa.

La evolución no es voluntaria, conoce sus propias metas y se dirige a ellas para cumplirlas sin ningún obstáculo porque sencillamente se trata de algo totalmente natural.

Es nuestro Ego de conciencia limitada el que interfiere en este proceso e impide disfrutar naturalmente de la salud perfecta.

Fuente: http://psicologia.laguia2000.com/psicologia-cuerpo-mente/la-mente-humana

———————————

Podríamos decir que somos los creadores de nuestros pensamientos, y por lo tanto, dirigimos nuestra vida. Somos dueños de nuestro destino, nada queda suelto al azar. Sencillo de comprender, pero no lo es tanto a la hora de aplicarlo. Para conseguirlo tenemos que entrenar nuestra mente, haciendo caso omiso de los temas triviales, y centrándonos en la raíz de nuestros sentimientos, para localizar nuestras dificultades y con esfuerzo superarlas.

Todos tenemos prejuicios, miedos e inseguridades que nos hacen construir un muro que nos limita y nos impide avanzar. Pero esta es una barrera frágil y superficial, más fácil de derribar de lo que nos parece (el miedo y la inseguridad nos hacen ver las cosas más difíciles de lo que realmente son) y nos ponemos con ello lo conseguimos seguro.

El artículo también dice que somos únicos en el Universo… cierto. Aprovechemos entonces las características que nos hacen diferentes. Sugiero que las utilicemos para potenciar nuestra capacidad creativa, que todos tenemos. Inventar mi mundo, quizás suene a utopía o meta inalcanzable, pero creedme que sí es posible.

CAPÍTULO 88 – ACTIVISMO EN LOS PÚLPITOS DEL PODER ECONÓMICO

Activismo en los púlpitos del poder económico

Las ONG reúnen títulos para defender sus ideas en las juntas de accionistas – Las multinacionales, obligadas a prestar atención

“Repsol no respeta derechos básicos internacionalmente reconocidos a las poblaciones indígenas”. Cuando el pasado miércoles Isabel Tamarit, de Intermon Oxfam, desgranaba con guante de seda en puño de hierro sus quejas sobre la actuación de la multinacional española en América Latina, no tenía delante al hatajo de convencidos habituales en plena performance contra la compañía. Casi todos los que la escucharon sin pestañear llevaban corbata y estaban reunidos para celebrar que Repsol YPF tuvo el año pasado un beneficio récord de 3.188 millones de euros. El escenario era nada menos que la junta de accionistas, con su presidente, Antonio Brufau, al frente.

No hubo aplausos, pero Brufau dijo que tomaba nota y todos se vieron obligados a escuchar los reproches de la ONG porque hablaba en nombre de cuatro fondos de inversión y 900.000 acciones. El llamado activismo accionarialinfiltrarse en el seno de la compañía para que no se pisoteen derechos humanos, sociales o ambientales- se consolida en España y todo indica que va a hacerse habitual en las grandes empresas. La corriente mundial en favor de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) presiona además a las compañías a mostrarse sensibles hacia estas inquietudes.

En marzo, las ONG Justicia y Paz y Setem tomaron la junta del BBVA y le afearon las inversiones en el sector armamentístico, además de proyectos controvertidos en América Latina. Setem es un clásico de las juntas: dispone de 120 acciones de Inditex y 10 de Adolfo Domínguez, lo que le permite hablar cada año ante sus máximos ejecutivos.

¿Sirve de algo o se trata de un diálogo de sordos? “No tienen más remedio que escuchar porque no era sólo una ONG quien hablaba, sino que teníamos la fuerza que dan 900.000 acciones”, explica Tamarit, responsable del programa del Sector Privado de Intermon Oxfam, que antes de dar el salto al mundo de las ONG fue durante siete años ejecutiva de una multinacional. Intermon no compró ninguna acción, pero pudo hablar en la junta al contar con el aval de 81.000 títulos españoles y cuatro fondos estadounidenses, entre ellos el Boston Common Assets. El discurso -intervinieron dos personas de Intermon- tuvo que ser necesariamente breve, eso sí: 900.000 acciones dan derecho a hablar, pero su influencia real es muy limitada al representar apenas el 0,06% del capital social.

Pese a ello, Tamarit está satisfecha con la experiencia y convencida de su utilidad. Brufau no sólo tomó nota, sino que Repsol ya se comprometió luego a debatir con la ONG una declaración sobre principios y derechos de los pueblos indígenas, cuyo borrador la ONG tacha de “vago e impreciso”. Éste fue el motivo de la intervención: tratar de convencer a la multinacional para que apruebe unas normas de conducta que respeten a los pueblos indígenas en los lugares donde explotan pozos de petróleo, particularmente en Perú.

Hace años que Intermon Oxfam presiona en vano para obligar a Repsol YPF a tomarse en serio los derechos de los indígenas. Del año pasado es un informe de 55 páginas titulado Pueblo sin derechos. La responsabilidad de Repsol YPF en la Amazonia peruana. El documento da la voz a los afectados, que se expresan de forma muy rotunda: “No logramos nada de beneficio de Repsol. Dañaron el bosque y no nos han compensado. Siempre decían que lo veríamos en la siguiente reunión y nunca nos dieron nada”, explica el jefe de una de las comunidades en cuyas tierras hubo prospecciones.

“Nos parece estupendo que Intermon Oxfam haya intervenido en la junta”, explica Marisol García Bango, responsable del Departamento de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de Repsol YPF, quien añade: “La colaboración es necesaria; empresas y ONG ya no nos vemos como enemigos”. García Bango está convencida de que su empresa es una de las más respetuosas en su sector, pero admite que queda mucho por mejorar y que no puede dar la espalda a los movimientos sociales: “Ya no se puede ir por la vida sin contar con los de enfrente, aunque estés convencido de que lo haces bien”.

El activismo accionarial lleva décadas de recorrido, sobre todo en el mundo anglosajón. En España es más reciente, pero suma ya siete años de vida. Lo importó Setem, la ONG que más lo ha practicado y que en 2001 sorprendió a todos adquiriendo 120 acciones -hay 630 millones- de Inditex, la exitosa multinacional española de la moda.

Desde entonces acuden siempre a la junta de accionistas para reclamar mayor compromiso social. Al principio chocó, pero siete años después tanto la empresa como la ONG esbozan un balance positivo. “Estamos encantados, el clima es de gran cordialidad y un pilar estratégico de la empresa es precisamente la responsabilidad social”, subrayan fuentes de Inditex. Annie Yumi Joh, responsable de campañas de Setem, se muestra menos eufórica y recalca que aún hay mucho por mejorar, pero está convencida de que la insistencia de la ONG ha contribuido a avanzar. “Tenemos una pata dentro y otra pata fuera, pero nuestro tono siempre es constructivo para ser más efectivos”, explica Yumi Joh.

“Antes de 2001 Inditex ni siquiera tenía departamento de RSC”, apunta Yumi Joh, “y ahora está muy activa en este campo, hasta el punto de que se unió a la Ethical Trade Initiative, organismo independiente con el objetivo de promover y mejorar los códigos de conducta en las cadenas de producción”. El sector textil es uno de los más fiscalizados por las ONG para evitar cadenas inextricables de subcontrataciones que pueden culminar en condiciones de semiesclavitud en algún rincón perdido del mundo.

Setem ha comprado también acciones de Adolfo Domínguez, logró intervenir en la junta del BBVA -grupos de accionistas les cedieron su turno- y se plantea llevar la estrategia a otras empresas de los sectores textil y financiero, que juzgan prioritarios. Los objetivos, añade Yumi Joh, son dobles: “De un lado, dar voz a asuntos como derechos humanos y laborales. Del otro, sensibilizar a los accionistas de que una mala imagen puede perjudicar a la organización”.

“Que las ONG entren en las juntas de accionistas es una herramienta que se ha comprobado efectiva, siempre que esté acompañada de otras formas de presión”, opina Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de la escuela de negocios Esade. Carreras acumula raudales de experiencia tras años al frente de Intermon Oxfam empujando para romper la barrera hasta hace poco inexpugnable entre ONG y empresas. “Al principio, las empresas suelen sentirse atacadas injustamente, pero se pone el dedo en la llaga y se acaba avanzando en temas no resueltos, aunque a largo plazo”, explica. Según Carreras, las juntas de accionistas son una magnífica plataforma porque “dan mucha visibilidad y el presidente escuchará de primera mano críticas que raramente le habían llegado antes directamente”.

Orencio Vázquez, coordinador del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), que agrupa a ONG, sindicatos y organizaciones de consumidores, alaba las iniciativas de activismo accionarial, pero recalca también sus limitaciones: “Las empresas multinacionales son cada vez más poderosas y el peso de la fiscalización social no puede recaer sólo en las ONG porque no dan abasto”. A su juicio, la clave está en los organismos supranacionales, como la Unión Europea y Naciones Unidas, que “deberían establecer un marco de obligado cumplimiento para todos y crear instrumentos que permitan verificar que se respetan”.

Tanto la ONU como la UE han impulsado iniciativas para que la RSC se integre en el conjunto de la política de la empresa y no sea mero maquillaje, así como para forzar cierto nivel de rendición de cuentas. Pero se trata siempre de iniciativas voluntarias que, por tanto, comprometen poco. Un ejemplo: la iniciativa Global Compact de la ONU, que establece algunos estándares básicos de actuación empresarial, tiene la adhesión de 3.000 empresas. Parece un gran éxito, pero adherirse a ella sale casi gratis y entre los firmantes hay algunas de las compañías que más se encuentran en el punto de mira de las ONG, como PetroChina.

El Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG), vinculado a la Universidad Politécnica de Cataluña, es aún más pesimista. Jesús Carrión, responsable del programa de “monitoreo de transnacionales”, recuerda que su organización ya intervino en la junta de Repsol YPF de 2006 y que ya entonces Brufau tomó nota. “No sirvió de nada; fue todo papel mojado”, concluye.

Carrión se muestra muy crítico con los programas de RSC de las multinacionales españolas, a los que se refiere como “irresponsabilidad social corporativa”. “Hacen pequeños donativos y tienen gran capacidad mediática para rentabilizarlos como publicidad mientras siguen adelante con programas que destrozan comunidades y territorios”.

El ODG considera más útil participar en las contracumbres, como la que se realiza estos días con motivo en la reunión UE- América Latina, aunque sea a costa de romper puentes con las empresas y dejar de ser interlocutores para ellas. “El peligro es que las grandes empresas utilicen a las ONG para legitimarse”, apunta. Su análisis le da la vuelta a la toma de las juntas de accionistas por parte de las ONG. Más bien serían las grandes empresas las que estarían tomando las ONG con la añagaza del dinero para la responsabilidad social corporativa.

Objetivo: las grandes marcas

Nike vivió hace unos años como una auténtica pesadilla la Campaña Ropa Limpia, que eligió a la multinacional estadounidense como símbolo de la explotación en el sector textil. La imagen era muy potente: trabajadores que percibían sueldos de miseria en el Tercer Mundo -muchos de ellos niños- fabricaban las zapatillas que lucían estrellas deportivas con salarios astronómicos.Nike respondió al principio con desdén y trató de ignorar la campaña, pero la red se hizo mundial y la información circuló tanto que la empresa se vio obligada a recular en algunos aspectos y, sobre todo, a buscar el diálogo con las organizaciones sociales. Pocas veces se ha visto una marca tan potente contra las cuerdas ante una campaña de las ONG.“Las empresas más consolidadas, las que tienen una imagen de marca fuerte, son las más susceptibles de ser tomadas como símbolos por las ONG”, explica Orencio Vázquez, coordinador del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, quien señala especialmente al sector textil: “Es el más sensible porque suelen vender estilos de vida a través de las marcas y por tanto deben vigilar como nadie su reputación”.“Nike deslocalizó en cien países más de 1.000 centros de producción, y no se hacía responsable de lo que sucedía en los últimos eslabones de la cadena. La presión le ha obligado a ir asumiendo responsabilidades y aceptar códigos de conducta, aunque todavía quede mucho por hacer”, explica Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de la escuela de negocios Esade.La Campaña Ropa Limpia (www.ropalimpia.org) sigue vigente y fiscaliza ya no sólo a Nike, sino a las principales marcas deportivas y de moda, que operan todas con mecanismos similares.La presión de las ONG va concentrándose ahora sobre Adidas, otro gigante. No tanto por el proceso de producción de sus productos -no difiere demasiado de sus competidores- como por su papel de patrocinador de los Juegos Olímpicos de Pekín.Los grandes patrocinadores de los Juegos -Coca-Cola, General Electric, Johnson & Johnson, Kodak, McDonald’s, Samsung…- están en el punto de mira de las ONG por colaborar con un régimen que no respeta los derechos humanos. El gran objetivo de Adidas es desplazar a Nike como número uno en el gigante asiático. Pero se arriesga a sustituirlo también como la bestia negra de las ONG.

Algunas conclusiones del texto:

El voluntariado se hace oír en BBVA, Repsol, Inditex o Adolfo Domínguez

Cuatro fondos de EE UU cedieron su voz a Intermon en la petrolera española

Las organizaciones denuncian la explotación laboral y el tráfico de armas

“Ya no se puede ir por la vida sin contar con los de enfrente”, dicen desde Repsol

Al principio las empresas se sienten atacadas, ahora encaran el diálogo

“El peligro es que nos usen para legitimarse”, alerta un activista

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Activismo/pulpitos/poder/economico/elpepusoc/20080517elpepisoc_1/Tes

———————————–

Links interesantes del tema:

Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa

Justicia y Paz

SETEM

Índice internacional de globalización de 2004

Noticias de globalización

Cato Institute: Libre Comercio

Enlazando alternativas

Globalízate

———————————————–

El artículo incluye una encuesta cuya pregunta es: ¿deben las ONG participar en la gestión de las empresas? El resultado a día de hoy es de un 61% si y un 39% no.

Parece ser que la industria textil es donde más condiciones inhumanas hay para trabajar, y su mayor exponente es Nike, que recibió un toque de atención muy severo. Repsol, BBVA, Inditex y Adolfo Domínguez son otros ejemplos de multinacionales, pero no son todas, ni mucho menos. ¿Cómo se hacen grandes las multinacionales?, a costa de los pequeños, es decir, de la gran mayoría. Que intervengan las ONG me parece muy bien, a ver si conseguimos que se bajen un poquito de la parra, que están tan altos que ni se les ve.

El peligro de que las multinacionales utilicen a las ONG para legitimarse parece evidente. Esa línea es precisamente la que deben controlar las ONG. Otra polémica está servida ¿hasta qué punto las ONG son fiables?, más fiables que esas multinacionales pero, no nos engañemos, lo más peligroso es que se lleguen a aliar algunas multinacionales con algunas ONG, y hagan teatro para engañarnos y salirse con la suya. Pero ese es un riesgo que hay que correr, y poner medios para controlarlo todo lo posible.


CAPÍTULO 87 – TRÁFICO DE MENORES

Alrededor de 400 millones de niños son víctimas del tráfico de menores

EL 10% DE LA MANO DE OBRA TOTAL

  • Este negocio ilegal mueve cerca de 37.000 millones de euros al año
  • En una ciudad como Bombay (India), cada mes desaparecen entre 150 y 200 niños

Entre 30 y 40 millones de niños en el mundo son víctima del tráfico ilegal, según datos oficiales, aunque se estima que la realidad puede multiplicar por diez estas cifras, hasta alcanzar los 400 millones de víctimas de este negocio, que mueve unos 37.000 millones de euros al año, según la Fundación Tierra de Hombres.

Esta entidad ha organizado, junto a la Fundación por la Justicia, el segundo Congreso Internacional ‘Stop al tráfico de niños’ que se ha inauguró en el IVAM y que reunirá durante tres días a expertos sobre la explotación infantil, en las ciudades de Valencia y Castellón, donde concluirá el próximo viernes.

Actualmente, este negocio ilegal es el tercero más rentable del mundo, por detrás del tráfico de armas y drogas, y mueve alrededor de 37.000 millones de euros al año, según las estimaciones de la entidad organizadora, que ha cifrado en 1,2 millones de niños las víctimas anuales de esta práctica ilegal.

Aunque la cifra oficial es de entre 30 y 40 millones de víctimas, se estima que la realidad multiplique este dato por diez con lo que podría haber 400 millones de niños esclavizados en el mundo, lo que supone el 10% de la mano de obra total y la aportación de 13.000 millones de euros al Producto Interior Bruto (PIB) mundial.

El presidente de la Fundación Tierra de Hombres, Raffaele K. Salinari, ha inaugurado el Congreso con una alocución en la que ha resaltado la necesidad de que “todos trabajemos contra esta lacra porque es una lucha que no se puede delegar”.

Ha insistido en que el modelo de desarrollo occidental está basado en “ese lado oscuro que supone la explotación infantil” y, como ejemplo, ha asegurado que en Europa el mercado de la pornografía y la prostitución infantil mueve tres mil millones de euros cada año.

Conocer la realidad

Suspendida la conferencia de la patrona de la Red Sudafricana contra el Tráfico y Abuso de Niños, Graça Machel, porque no ha podido salir de su país a causa de un problema con su visado, según la organización, el Congreso se ha iniciado con una mesa redonda sobre ‘Estrategias para garantizar los derechos de los niños y adolescentes víctimas de trata en Asia’.

El experto independiente en tráfico de niños Mike Dottridge, participante en esta mesa, ha centrado su ponencia en la necesidad de que en Occidente se conozca la realidad social de los países de origen de los niños explotados y, relacionado con ello, en la importancia de la prevención.

Dottridge se ha centrado en la situación de la India, donde en una ciudad como Bombay cada mes desaparecen entre 150 y 200 niños, de los que entre el 30% y 40% aparecen sin vida y con algún órgano extirpado.

El experto ha considerado “importante” que existan sistemas accesibles para que todos los países puedan compartir sus experiencias en la prevención de la explotación infantil.

Aunque ha admitido la responsabilidad de la sociedad occidental en la explotación infantil, ha destacado que la mayoría de los clientes de las niñas obligadas a prostituirse en países asiáticos no provienen del llamado “turismo sexual”, sino de la población local.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/05/08/solidaridad/1210241036.html

————————————–

Escalofriante cifra ¿verdad? Me impresiona, y de qué manera, que las fuentes oficiales mientan tanto, hasta el punto de dividir entre diez el número de casos. Hay tanta información condensada que casi no se por donde empezar.

El tráfico de menores es tratado aquí desde el punto de vista sexual y de exclavitud. Ambos resultan abominables, por una razón en común: el niño como niño que es, está creciendo y formandose tanto física como psicológicamente. El daño que se les hace es incalculable y lo peor de todo es que les condicionamos por el resto de su vida. Y parece que se nos olvida algo fundamental: los niños de hoy son los adultos de mañana, con que podemos suponer que las consecuencias de estos abominables actos son tremendas…

El niño tiene que preocuparse por jugar y divertirse. Los adultos, nos debemos de ocupar de dotar a los niños de las herramientas emocionales, conductuales y educativas que permitan al niño “construirse su futuro”. Aquí la palabra PREVENCIÓN es indispensable, para anticiparnos a futuros problemas y conflictos y reducirlos en la medida de lo posible (evidentemente tenemos que tener en cuenta un margen de error, que siempre está presente).

El caso de Bombay es escalofriante si nos detenemos en él. ¿Qué debemos hacer al respecto? Lo mejor que podemos hacer es informarnos bien sobre el asunto y de cuidar cada caso en particular es decir, tomarnos la educación de nuestros hijos como el mayor reto de nuestra vida, pedir ayuda cuando la necesitemos y poner empeño en lo que hacemos, y seguro que vemos cumplidos nuestros objetivos y nuestros hijos serán felices, que es lo que todo padre y madre desea para sus hijos.

Links interesantes del tema:

Fundación Tierra de Hombres

ADOLESCENCIA V – La Cultura Adolescencia

La Cultura Adolescente

La Cultura Adolescente

En todas las épocas existieron personas cuya inmadurez no condice con su edad cronológica.

No es una condición privativa de los tiempos modernos sino que es uno de los modos de ver el mundo que puede tener el hombre de cualquier época, que le permite adaptarse según su conveniencia.

Si quisiéramos clasificar a las personas por su forma de pensar no sería posible porque las maneras de ver la realidad son individuales. Cada uno de nosotros tiene una identidad, y también una cosmovisión.

Sin embargo, a grandes rasgos se podría dividir a la humanidad en dos grandes grupos, las personas que creen en la existencia de valores absolutos y los que creen solamente en los valores relativos, que son los que dependen de las circunstancias.

Este grave problema de la pérdida de valores absolutos ha llevado al hombre a perder el sentido de la vida y a no saber quién es. Existe por lo tanto un concepto devaluado de la vida que ha dejado de ser considerada sagrada para convertirse en algo intrascendente.

Se juega con la vida, deportes suicidas, necesidad de experiencias límites para sentirse vivos, drogas, violencia, sexo sin amor, aislamiento y soledad.

Es una actitud adolescente de rebeldía a lo establecido pero a favor de ningún propósito.

Las grandes ciudades son el ambiente ideal para el desarrollo del materialismo sin alma, el endiosamiento del dinero, la competencia, el placer, y la corrupción, con tal de poder acceder a un status y pretender ser uno de los elegidos, favorecidos por el anonimato.

Como en la adolescencia, cuando no hay una identidad firme se hace necesaria la imitación, por lo tanto nadie vive una vida auténtica sino que se amolda a patrones ya establecidos por esos sectores para ser aceptados.

Pero especialmente en esta época que nos toca vivir parece generalizarse peligrosamente esta tendencia.

Existen razones históricas que desencadenan estos comportamientos. Después de la segunda guerra mundial se comienza a desconfiar de las recetas que llevó al mundo a la destrucción y a la muerte y un movimiento ávido de libertad absoluta sin responsabilidad ni compromiso comienza a surgir, deseando cambiarlo todo.

Esta pérdida de valores lleva al mundo a establecer un eje que a partir de esa época comenzará a moverlo todo. El dinero.

El poder del dinero hace que el hombre como ser humano pierda su verdadera identidad de ser social para convertirse en un individuo que busca el ser en el tener e intenta lograrlo manipulando y corrompiéndose.

El relativismo total se ha declarado y todo es igual. Los jóvenes no piensan, actúan y se equivocan y así siguen haciéndolo siendo grandes.

Apenas se justifican diciendo que son humanos, que pueden equivocarse, piden perdón y como hacen los adolescentes, vuelven a hacer otra vez lo mismo.

Los valores esenciales no se aprenden, ya venimos con los valores incorporados, sólo hay que recordarlos, pero estos adolescentes eternos no lo intentan.

Existen otros valores que sí son relativos y que tienen que cambiar según la circunstancia, esto hace posible que nos podamos adaptar en cada etapa de la vida, pero los valores básicos para no matarnos entre nosotros tendrán que existir siempre.

Afortunadamente la mayoría de la gente en el mundo tiene sentido común y sensatez y se siguen orientando con los valores que muchos pretenden dejar de lado; sólo que ellos no se promocionan a través de los medios como el resto.

El hombre adolescente quiere una vida automática, electrónica, sin tropiezos, con libreto hecho de antemano para estar tranquilo y que no lo molesten.

Son muy convencionales entre ellos, se oponen a lo establecido pero necesitan ser reconocidos por los demás, porque en el fondo no están seguros de su propia visión del mundo.

El hombre adolescente no es feliz porque es indiferente, no se compromete con la vida, sus marcos de referencia son inestables y su tolerancia absoluta gracias a un blando código ético que le permite cambiar de valores sobre la marcha según sus propias necesidades.

Fuente: http://psicologia.laguia2000.com/general/la-cultura-adolescente

—————————————

Esta última entrega es la que más me ha gustado porque, a mi entener, es la más completa y contundente. Estoy totalmente de acuerdo con este artículo. En este blog ya he protestado muchas veces contra el capitalismo, el dinero, el materialismo, el consumismo todos ellos síntomas de deshumanización.

¿Lo material es malo? En exceso si, y mucho. No debemos nunca de perder la percepción se humanidad, pues somos seres humanos, con nuestros defectos y nuestras virtudes, y de nuestros sentimientos y emociones, y es algo que jamás podrá reemplazar nada material.

Me llama especialmente la atención la parte en la que el artículo dice que el relativismo total se ha declarado y todo es igual. ¡Que buena frase para los tiempos que corren!. Quisiera destacar también que la mayoría de las personas tenemos sentido común y sensatez, y priman lo afectivo y humano sobre lo material, pero los medios de comunicación destacan lo contrario, y nos transmiten pesimismo y desconfianza, para que tengamos miedo, y así poder ser fácilmente manipulables para que los que mandan hagan y deshagan a su antojo.

Sólo me queda decir que vivamos las emociones de cada día, pues son únicas y no se vuelven a repetir (algunas veces si a nivel general, pero jamás se repiten los matices ya que cada día es único e irrepetible).

ADOLESCENCIA IV – Kurt Lewin y la Adolescencia

Kurt Lewin y la Adolescencia

Kurt Lewin y la Adolescencia

La teoría del campo otorga importancia capital al espacio vital.

Kurt Lewin(1890-1947), psicólogo de la primera escuela de la Gestalt de Alemania; estaba convencido que todos los fenómenos psicológicos, inclusive los que se producen por única vez, acontecen según ciertas leyes que se cumplen en términos de probabilidad.

Un concepto clave de su teoría es que el comportamiento depende de esa persona y de su ambiente. Por lo tanto, un ambiente inestable durante la adolescencia puede producir inestabilidad en ese sujeto.

Por esta razón es necesario conocer los elementos del ambiente y personales en interacción de un niño, o sea su espacio vital, para comprender su conducta.

En ese espacio vital pueden existir objetos y metas que equivalen a fuerzas que pueden ser de rechazo o de atracción que producen un movimiento del individuo, acercándose o alejándose de sus objetivos y todo obstáculo producirá frustración.

La característica del adolescente es el cambio acelerado de su espacio vital, en tanto que en el niño es más lento ya que su espacio vital no se encuentra todavía ni estructurado ni diferenciado.

En este sentido Lewin considera que un niño necesita una forma de dependencia que le ofrezca la estructura y la orientación que necesita para el desarrollo pleno de su personalidad.

Las investigaciones realizadas dieron como resultado que los niños criados en forma estructurada, eran decididos, confiados, se aceptaban como eran y deseaban su realización, en tanto que niños que se habían formado en un contexto no estructurado resultaban indecisos, desconfiados, pesimistas y se inclinaban a creer en la suerte.

En la adolescencia los jóvenes se encuentran ante la situación de no poder insertarse ni en los grupos de los adultos ni en los de los niños. Ignora su grupo de pertenencia y además son tratados con ambigüedad, porque no se les aceptan conductas infantiles ni tampoco adultas.

El adolescente se mueve dentro de un espacio vital sin estructura y su rol se le presenta confuso y difícil de distinguir con barreras difíciles de superar, inseguro de qué conducta es la apropiada para acercarse o alejarse de sus objetivos, transformándose en un ser marginal.

La falta de dirección en su espacio vital produce en el adolescente le produce crisis que se manifiestan con aislamiento e inhibición y también con agresividad y extremismo.

No sólo el ambiente de un adolescente cambia en forma rápida sino que también su cuerpo sufre notables cambios que agravan su sentimiento de inadecuación y lo desequilibran emocionalmente.

El hombre marginal también se comporta como un adolescente, como por ejemplo los miembros de todo grupo minoritario.

Un adolescente suele ser tímido pero agresivo, puede experimentar un conflicto interno con respecto a sus actitudes, valores, ideas o estilo de vida, tiende al extremismo y suele cambiar drásticamente su conducta.

La teoría del campo se interesa en el aspecto dinámico de la conducta adolescente presuponiendo la existencia de diferencias individuales y culturales que son las que trata de explicar, ya que la forma de vivir las experiencias varía enormemente de una persona a otra.

Cuanto más definidos estén los roles de los niños y de los adultos y cuanto más importantes sean las restricciones que limitan su actividad reduciendo su espacio de libre movimiento, más dificultades tendrá la transición de un período a otro.

Fuente: http://psicologia.laguia2000.com/la-adolescencia/kurt-lewin-y-la-adolescencia

———————————————

En esta cuarta entrega nos encontramos con Kurt Lewin, genial autor perteneciente a la corriente de la escuela gestalt (psicología positiva) de Alemania. Para que lo relacioneis mejor, sería algo así como la revista “Mente Sana” de Jorge Bucay, en esa línea.

Se trata de conocer mejor al adolescente, comprenderle en su entorno y a partir de ahí trazar un plan de actuación. Debemos distinguir, no obstante, entre adolescentes de la misma forma que entre adultos, ya que no existen dos personas iguales.

Los cambios de humor son frecuentes, de ahí que el adolescente sea tímido a la vez de agresivo, porque necesita reafirmar su identidad, orientarse y decidir cómo actuar, en una mente sembrada de dudas como la suya.

Los cambios corporales ya se trataron en anteriores artículos. Si no encuentra su sitio, el adolescente tiende al aislamiento, en una etapa muy peligrosa donde es imprescindible su socialización con el entorno. ¿Dónde está el límite? Complicada respuesta.

Sin embargo, lo que sí podemos hacer es marcarle unas pautas claras y constantes de comportamiento y ser constantes con ellas. Que sepa que tenga libertad pero que comprenda que le queda mucho por aprender, y que lo debe hacer (hablarle de sus derechos pero también de sus obligaciones).

Los niños criados en forma estructurada, eran decididos, confiados, se aceptaban como eran y deseaban su realización, en tanto que niños que se habían formado en un contexto no estructurado resultaban indecisos, desconfiados, pesimistas y se inclinaban a creer en la suerte. Creo que este párrafo es el más concreto de todos y considero que no necesita aclaración. Sacad vuestras propias conclusiones

ADOLESCENCIA III – La ansiedad en los Adolescentes

La Ansiedad en los Adolescentes

La Ansiedad en los Adolescentes

La conducta abúlica de los adolescentes muchas veces no obedece a que no encuentran algo de su interés y estén aburridos sino a que están deprimidos.

La etapa adolescente conlleva una serie de situaciones de cambio que hay que afrontar y que no todos pueden lograr con éxito.

El hecho de tener un comportamiento retraído en exceso, de mostrarse preocupado, de sentirse temeroso al extremo y aislado pueden ser los síntomas que enciendan la señal de alarma.

Porque la ansiedad está asociada a la depresión, que es una enfermedad, y como tal hay que tratarla convenientemente lo antes posible, para evitar la caída en la adicciones y hasta frecuentemente en el suicidio.

El adolescente afectado está preocupado e invadido de pensamientos pesimistas que no tienen fundamento y la razón no es tanto externa sino interna; un mundo interno con un conflicto sin resolver que se vuelve día a día más amenazante.

Influyen varios factores para que se desarrolle este trastorno que muchas veces se suele confundir con un estado pasajero. La historia familiar, es decir, los antecedentes genéticos; las características de su entorno, que incluye su ambiente social y sus familiares directos, su personalidad y su estado emocional que incluye sus circunstancias sus creencias y sus sentimientos.

Es importante solicitar la ayuda de un profesional para realizar una terapia individual o grupal para que el adolescente pueda reconocer cuál es el factor que interviene en mayor medida para provocarle ansiedad y angustia, identificar las situaciones que desencadenan ese estado de ánimo, aprender a controlar sus pensamientos negativos para poder así liberarse y dominar su comportamiento.

Los padres deberán asistir periódicamente a algunas sesiones donde el terapeuta tendrá la oportunidad de enseñarles cómo deben ayudar a sus hijos sin extralimitarse, dejándole el margen de libertad necesaria para vivir sus experiencias personales, sin el temor al fracaso que a veces pueden ocasionar las expectativas familiares demasiado ambiciosas.

Algunos padres tienen que saber que es mejor no hacer nada que hacer demasiado, porque van a tener mejores resultados si aprenden a manejar sus propias ansiedades y se animen a ver a sus hijos enfrentar solos las dificultades.

Crecer es a veces doloroso pero es necesario. Alguna vez vamos a verlos partir y estarán solos y es indispensable que antes que llegue el momento del desprendimiento puedan entrenarse sanamente y aprender a desenvolverse sin su ayuda.

Todas las adicciones tienen una base común y es la depresión, que se caracteriza por la falta de confianza en si mismo, la baja autoestima, el aislamiento, la abulia, la inacción, el insomnio y el abandono personal.

La mejor ayuda es acompañar al adolescente en este proceso, sin intervenir ni asumir como propio el problema.

Fuente:
http://psicologia.laguia2000.com/general/la-ansiedad-en-los-adolescentes

————————————————–

En esta tercera parte entra en juego la ansiedad, algo peligroso que todo sufre algunas veces en su vida (si no, no se trataría de seres humanos), y que pone muy nervioso al sujeto.

¡Atención! La ansiedad es origen de muchas depresiones, situación que de ser posible debemos evitar. Los adolescentes son a menudo víctimas de la ansiedad y en muchas ocasiones les llevan a tener conductas desafiantes, en anteriores artículos comentadas.

Es indispensable acompañar en el proceso al adolescente, pero sin asumir el problema como propio ¿complicado verdad?. Ni más ni menos se trata de dejar un margen de libertad al adolescente para que esa adolescencia no haga el efecto “bola de nieve” (es decir, que cada vez el problema sea más grande).

Solicitar ayuda a tiempo es muy importante, tanto grupal como individual, y puede parecer caro, pero os aseguro que jamás invertiréis mejor el dinero que en crecimento personal (tanto para uno mismo como para su entorno).

Otro asunto importante es el de las adicciones, y es que la adolescencia es la etapa más peligrosa en este apartado, ya que es una época habitual de comenzar a beber y a fumar, por la habilidad social no adquirida de decir NO y saber sobreponerse a la presión social que ejerce el grupo sobre el propio sujeto.

Al comienzo del artículo se habla de una conducta “abúlica” por parte de los adolescente. ¿Qué es eso? Se trataría de una conducta apática, pasiva, desinteresada, dejada… es decir, la actitud del típico “pasota” al que todo le da igual (o al menos eso aparenta porque en varios casos solo se trata de eso, apariencia para reforzar el propio orgullo del adolescente y hacerse el fuerte aunque esté para el arrastre emocionalmente hablando).

Ayudar a los hijos sin extralimitarse es sin duda lo más complejo, ya que no somos un instrumento de medición de conductas, sino personas subjetivas ya que nos influye las emociones y el apego hacia esa persona, lo que nos impide ser objetivos y por lo tanto saber medir con total precisión lo que necesita el hijo, sino aproximarnos lo más posible mediante la observación y la intuición.

¿Es mejor no hacer nada que hacer demasiado? La polémica está servida. Yo sigo creyendo que el adolescente debe tener libertad, que tome sus propias decisiones y que se equivoque, pero eso si, ADVERTIR al adolescente que todas las DECISIONES TIENEN CONSECUENCIAS, que posteriormente deberá asumir, sean buenas o malas, y en esa parte si soy partidario de ser rígido y firme con el adolescente para que no se nos “suba a la chepa”, es decir, le convirtamos en un consentido.

Por último, es indispensable conocer las características personales del sujeto, (tanto familiar, como personal y del entorno) para empezar a buscar soluciones ya que de lo contrario, solo daremos “palos de ciego” e incluso podríamos agrandar el problema en vez de disminuirle.