ADOLESCENCIA II – Psicología Adolescente II

Psicología Adolescente-Parte II

Psicología Adolescente-Parte II

El amor puro y la sexualidad no deben vivirse separados, si no queremos en la madurez permanecer disociados.

Según Freud, las etapas del desarrollo psicosexual no comienzan en la pubertad sino en la primera infancia y el complejo de Edipo es un fenómeno universal que no depende de la cultura. La elaboración emocional del complejo de Edipo es lo que depende de las relaciones personales que tenga cada uno, con las figuras parentales significativas.

La tarea primordial del adolescente, tal como la concibe la teoría psicoanalítica, puede resumirse como el “logro de la primacía genital y la consumación definitiva del proceso de la búsqueda no incestuosa del objeto.”

Anna Freud, considera como típicos de la pubescencia, el ascetismo y la intelectualización. El ascentismo se debe a la desconfianza generalizada contra todos los deseos instintivos y la intelectualización es el aumento de los intereses intelectuales y abstractos como mecanismo de defensa contra la libido.

Otto Rank insiste sobre la necesidad de independencia del adolescente. Según él, el adolescente puede recurrir a dos tipos de mecanismos de defensa en su tentativa de conservar su independencia, la promiscuidad o el ascetismo. En ambos casos el adolescente evita la verdadera relación amorosa, la cual le exige dependencia.

La tendencia a la falta de compromiso actual, aún en jóvenes ya mayores, desde este encuadre teórico, significaría la dificultad para acceder a la etapa adulta y permanecer en una adolescencia perpetua.

Para Eric Ericsson, el concepto nuclear en esta etapa lo constituye la adquisición de una identidad del yo, la cual se cumple de diferentes maneras en una cultura u otra. La adolescencia es el período en que se ha de establecer una identidad positiva dominante del yo, la cual está especialmente subordinada a la sexualidad.

Ericsson sostiene que el enamoramiento en esa etapa es de naturaleza menos sexual que en edades ulteriores y que toda persona tiene que saber realmente quién es y quién desea llegar a ser antes de poder decidir quién será un compañero o compañera conveniente para ella o él.

Ericsson ve la necesidad psicológica de establecer la identidad del yo antes de la realización sexual, mientras que Freud propone encauzar la energía sexual mediante la sublimación hacia fines socialmente aceptables.

Si se pudiera lograr un equilibrio armonioso entre la negación de la gratificación y la sublimación sin represiones evitaríamos los problemas de adaptación, la neurosis y la vida inmoral, y aumentaríamos el desarrollo de la creatividad en la educación.

Spranger formula una interesante teoría acerca del desarrollo sexual afectivo del adolescente estableciendo una distinción entre sexualidad y amor puro.

Durante la adolescencia en una relación de pareja la sexualidad y el amor puro se desarrollan separadas e independientemente lo que puede provocar que un adolescente dirija su amor puro a una joven y su sexualidad a otra.

Spranger llega a la conclusión que la gratificación sexual ha de posponerse por inhibición. Esta inhibición constituye un aspecto importante del desarrollo de a personalidad, porque las experiencias precoces llevan a un desarrollo psicológico inarmónico, puesto que el amor puro y la sexualidad aún no están unidos y la sexualidad sin el amor es vivida como una experiencia superficial y sin importancia.

Este modo inmaduro de experimentar la sexualidad puede de esta manera instalarse en forma permanente y constituirse definitivamente en la manera de vivir las relaciones en la etapa adulta.

Fuente: http://psicologia.laguia2000.com/general/psicologia-adolescente-parte-ii

—————————————————–

Este segundo capítulo como podéis comprobar es más completo que el primero, que nos sirvió de introducción para tratar un tema tan complejo y polémico como es la adolescencia. Nos encontramos con distintos puntos de vista de varios autores de prestigio en el campo de la psicología (Sigmund Freud, Anna Freud, Otto Rank, Eric Ericsson y Spranger), lo que nos hace comprender mejor este concepto y las consecuencias que conlleva en la sociedad.

Tiene varias ideas interesantes, como por ejemplo:

–> ANNA FREUD El ascetismo (oposición sistemática al cumplimiento de necesidades de diversa índole que dependerá, en mayor o menor medida, del grado y orientación de que se trate) y la intelectualización.

–> OTTO RANK Necesidad de independencia del adolescente. Es indispensable que el adolescente no se sienta como si estuviera en una jaula y no pudiera salir de ello, pues es foco inevitable de conductas desafiantes del adolescente hacia nosotros y la sociedad, y se trata de un círculo vicioso muy fácil de entrar pero muy complicado de salir.

–> ERIC ERICSSON Adquisición de una identidad del yo y enamoramiento. Interesantes aportaciones desde el punto de vista sexual y afectivo a la psicología del sujeto adolescente.

–> SPRANGER Distinción entre sexualidad y amor puro.

–> Un adolescente dirija su amor puro a una joven y su sexualidad a otra. Es un caso bastante frecuente, una etapa en la que abundan los temidos “cuernos” y las infidelidades.

–> Este modo inmaduro de experimentar la sexualidad puede de esta manera instalarse en forma permanente y constituirse definitivamente en la manera de vivir las relaciones en la etapa adulta. Cierto, y es algo con lo que hay que tener mucho cuidado ya que puede instaurarse definitivamente en su personalidad adulta, y lo puede arrastrar toda su vida.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s