CAPÍTULO 89 – SUSPENSE POLÍTICO PARA LA AMAZONIA

Los ecologistas ‘vigilan’ al titular de Medio Ambiente brasileño

“No dejaré que quemen la Amazonia”, asegura el economista Carlos Minc, que el próximo martes asumirá el Ministerio del Medio Ambiente de Brasil. Contactado telefónicamente por este periódico, el nuevo responsable intenta apagar los focos del incendio que amenaza a la Amazonia. O al menos, del que pronostican los ecologistas desde que su antecesora, Marina Silva, presentó su dimisión al presidente Luis Inácio Lula da Silva.

La gran defensora de la Amazonia ha salido del Gobierno y esto cuestiona si el plan gubernamental de desarrollo económico de Brasil pasará por encima de las cuestiones ambientales. Primero, porque la ex ministra era vista como un punto de resistencia para que eso no ocurriera. Segundo, por las causas que llevaron a su salida: presiones de otros ministros, de algunos diputados y del poderoso sector agroindustrial de Brasil.

La ex ministra se había pasado cinco años en lucha contra sectores que exigían la aprobación de obras comprometidas para el medio ambiente, como fábricas hidroeléctricas y carreteras en la Amazonia. Su táctica era no conceder las licencias hasta que todas las garantías ambientales fuesen aseguradas, un proceso que podía llevar años. Para los opositores, la postura de Silva retrasaba el desarrollo de Brasil: “Ella pensaba solamente en árboles y animalitos y se olvidaba de que el país necesita producir”, argumenta Valdir Colato, líder del grupo de diputados del sector agropecuario.

El acoso del lobby agroindustrial se intensificó después de la aprobación de duras leyes para limitar la deforestación, como la prohibición de créditos para la producción en propiedades donde se había comprobado la tala ilegal de árboles. Las presiones acabaron empequeñeciendo políticamente a Marina Silva y prácticamente la aislaron.

“Dentro del Gobierno, yo no tenía ya las condiciones para hacer viable la agenda del desarrollo sostenible”, explica Marina Silva a este periódico. “Las presiones desde el Congreso Nacional y desde los Estados de Mato Grosso y Rondonia fueron muy fuertes”, reconoce.

Después de lo sucedido, la designación de Carlos Minc para el Ministerio del Medio Ambiente tiene una doble función. El economista reúne atributos para apaciguar los ánimos de los ecologistas: él mismo es miembro de movimientos ecologistas desde la década de los setenta, creó el Partido Verde en Brasil y ha llevado a cabo una contundente actuación en favor del medio ambiente durante los 20 años en que fue diputado en Río de Janeiro. “Minc es respetado en el sector y tiene una biografía a preservar”, dice Carlos Nobre, presidente del Programa Internacional de Geosfera-Biosfera y científico del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil. Pero las razones del nombramiento de Minc no se restringen sólo a su trayectoria verde. Lo que le garantizó llegar al ministerio fue el modelo menos burocratizado de concesión de licencias ambientales adoptado por él en la secretaría de Medio Ambiente del Estado del Río de Janeiro, que comanda desde hace 15 meses. En este tiempo, el órgano ha marcado un récord de aprobaciones, incluidas obras complejas desde el punto de vista medioambiental. El caso más emblemático es el de un polo petroquímico de Petrobrás, un proyecto valorado en casi 7.000 millones de euros cerca de un manguezal, ecosistema brasileño muy susceptible a cambios. La obra obtuvo licencia en seis meses, la mitad del tiempo que la empresa esperaba. “Lo que hicimos fue eliminar varias etapas inútiles del proceso”, dice Minc. “Antes pasaba por las manos de 16 funcionarios hasta llegar al analista ambiental, ahora pasa sólo por uno”. Ese modelo de agilidad es visto con buenos ojos por el Gobierno y por los empresarios, pero deja a los ecologistas con los pelos de punta. “Esa prisa puede llevar a decisiones que comprometen la integridad ambiental de Brasil, principalmente de la Amazonia”, advierte Marcelo Furtado, directivo de Greenpeace Brasil.

Carlos Minc asume el Ministerio con el reto de probar a los críticos que Brasil no va a dar un paso atrás en la cuestión ambiental. Una tarea difícil, pues implica ponerse en medio de la guerra de intereses que derrumbó a Marina Silva. Él sabe de eso. “Marina sufrió con presiones terribles que, obviamente, ya me están llegando a mí, pero no voy a ceder”, garantiza Minc.

Las primeras propuestas que ha divulgado agradan, en principio, a griegos y troyanos. Mantener todos los programas del ministerio da esperanza a los ambientalistas. Agilizar el proceso de licencias medioambientales es una exigencia latente de los sectores político y empresarial. El nuevo ministro también recibió del presidente Lula la luz verde para la creación de una guardia nacional ambiental para la vigilancia de las áreas de reserva ambiental de la Amazonia. “Son pruebas de que no habrá cambios en la política ambiental y de que vamos encontrar mecanismos para llevar adelante las esperanzas, la lucha y las utopías de Marina Silva”, dice Minc.

La región, en cifras

3,6 millones de kilómetros cuadrados

15% de las especies de plantas y animales del planeta

El 80% de la madera retirada de la Amazonia proviene de explotación ilegal

El 17% de la selva se ha perdido en 30 años

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Suspense/politico/Amazonia/elpepusoc/20080525elpepisoc_5/Tess

———————————————————

Interesante artículo, demasiado mezclado con la política a mi parecer. El objetivo de la poblicación de este artículo en el blog no es otro que concienciar a la gente que lo lea de la situación de emergencia que vive la selva del Amazonas, a mi entender el pulmón del mundo.

Creo que cualquiera que tenga dos dedos de frente comprenderá que este es un problema global, es decir, que nos afecta a todos. La deforestación masiva del Amazonas (17% de la selva perdida en 30 años), no hace otra cosa que acelerar el cambio climático, temita de moda, que parece ser un hecho más que evidente y probado (que algunos no quieren ver).

De todas las medidas propuestas, la que más me convence es la de crear una guardia nacional ambiental para la vigilancia de las áreas de reserva ambiental de la Amazonia. Es un patrimonio que tenemos y que debemos cuidarlo. Otro dato llamativo es que el 15% de las especies del planeta (de plantas y animales) se encuentran allí.

Espero que este tipo de noticias nos haga reaccionar y enmendar la situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s