CAPÍTULO 110 – NO MÁS BEBÉS EN LA CÁRCEL

La primera unidad específica para acoger a reclusas con hijos se estrena hoy en Palma de Mallorca – El plan es sacar a 200 pequeños de prisión para 2012

Cuando Darius mira por la ventana de su guardería ve un muro. Una pared de piedra pintada de colores, pero con un ribete de alambre espinado. El pequeño, de año y medio y enormes ojos azules, ha nacido en la cárcel. Está acostumbrado al uniforme marrón y beis de las funcionarias, al sonido metálico de la apertura y cierre de puertas que le aíslan del exterior y a que su universo sean los hijos de otras reclusas. Pero Darius y sus 17 compañeros de cole se mudan. A partir del lunes las vistas desde la ventana de su nueva habitación serán a la calle o a un colorido patio de juegos que podría ser el de una urbanización de una ciudad cualquiera. Seguirá viviendo en la cárcel junto a su madre, pero su habitación no se parecerá a una celda.

Es uno de los niños que pasará por la primera unidad externa de madres de España, la de Mallorca, que se inaugura hoy. Un centro penitenciario más similar a una pequeña urbanización de apartamentos, que intenta reproducir al máximo la que sería la vida de un niño en el exterior. El centro, que ha costado 5,5 millones de euros y tiene 20 plazas, es el primero de los cinco que se construirán en España -Sevilla, Madrid, Canarias y Valencia- antes de 2012 para cobijar a los 200 pequeños que, como Darius, viven en prisiones españolas.

Pueden permanecer junto a sus madres hasta los tres años. Duermen con ellas, comen con ellas y suelen ir a la guardería dentro de la propia cárcel. Hasta 1996 podían estar en el centro hasta los seis años, algo que el departamento de Mercedes Gallizo, secretaria general de Instituciones Penitenciarias, estudia restablecer. Eso sí, siempre fuera de las cárceles usuales, en unidades como la de Mallorca. “Los niños tienen que estar con sus madres, pero no es justo que tengan la experiencia de vivir en un centro penitenciario”, sostiene Gallizo. En la mayoría de los países de Europa sólo pueden quedarse en la cárcel hasta los 12 o los 18 meses.

Corina, la madre de Darius, ya no se imagina la vida sin él. Cumple tres años y seis meses de condena por tráfico de mujeres y asegura que el niño la ha cambiado por completo. “Ahora sólo pienso en salir para buscarme y buscarle un futuro fuera”, dice. Nació en Rumania hace 27 años y nunca lo ha tenido fácil. Ha llegado a la cárcel de Mallorca desde Picasen (Valencia) para incorporarse a la unidad externa de madres la semana próxima. Hasta entonces -como el resto de madres- comparte celda con su hijo. Allí, junto a las dos literas atornilladas al suelo ha puesto su cunita. Al lado está el cochecito, el baño, el cambiador, juguetes… Ha decorado la habitación pero sigue siendo una celda. Nada que ver con el minipiso que ocupará junto a Darius desde el lunes. Allí tendrá una habitación más amplia -caben holgadamente la cuna y todos los bártulos de un bebé-, un salón con sofá, una mesa redonda, y hasta un fregadero y un microondas para poderle preparar los biberones.

Carmen está deseando pisar el nuevo centro. Tiene 26 años y un niño de dos. Entró en prisión embarazada de tres semanas. Su padre, muy enfermo, no lo sabe. “Tengo miedo de decírselo. Cree que estoy en Mallorca trabajando. Que tengo un horario muy malo y que por eso no voy a verle”. El abuelo sólo conoce a su nieto, Alex, por una foto. A Carmen aún le quedan tres años y ocho meses de los casi siete de condena.

Menos que a Yolanda, una barcelonesa de 29 años, que cumple nueve años y un día –“el día no se me olvida”, dice- por el mismo delito que Carmen: tráfico de drogas. Tiene dos hijos pero sólo Javier, de dos años, vive con ella. El otro, de seis, está con la abuela en Barcelona. Toda la vida del módulo de madres está condicionada por los chiquillos. “Por ellos, te callas cuando algo te parece mal para que no te pongan un parte”.

Lo peor de la cárcel para Yolanda es la machacona rutina. El saber que cada día hasta dentro de siete años debe levantarse a las 7.30 para el recuento e irse a su celda a las ocho y media de la tarde, cuando cierran las puertas. Una cotidianidad que también viven los niños y que será distinta en el nuevo centro. “Habrá horarios, pero las puertas no se cerrarán automáticamente. La madre podrá abrir y cerrar su apartamento desde dentro. Podrá levantarse de madrugada y prepararle a su niño una manzanilla si le duele la tripa, o darle un yogur si tiene hambre”, cuenta Juan Fernando Díaz, director de la unidad externa de madres. Hasta ahora, eso era impensable.

Concha Yagüe lo sabe muy bien. La subdirectora de tratamiento y gestión penitenciaria ha sido hasta hace poco directora de la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaira. “El nuevo centro es una prisión sin custodia similar a un régimen abierto. Hay seguridad, pero más enfocada a velar que nadie entre del exterior. Las mujeres no tienen el perfil de personalidad de los hombres”, dice.

Pero los apartamentos y la cárcel-urbanización de Palma pueden despertar las mismas críticas que tuvo la incorporación de los niños a los centros penitenciarios. Entonces algunas voces aseguraron que las reclusas podrían quedarse embarazadas para acceder al pabellón de madres. Sin embargo, Gallizo asegura que el número de niños en cárceles se mantiene estable desde hace años. Argumenta que para ir al nuevo centro Corina, Yolanda o Carmen se han comprometido a seguir programas que les ayudarán cuando salgan de la cárcel. “La unidad es un proyecto educativo en el que aprenderán también a ser responsables de sus hijos”, dice Gallizo.

Corina no quiere que su niño sepa que vive en una cárcel. “Cuando sea mayor no se lo voy a decir”, afirma. A partir del lunes, Darius no tendrá que estar despierto a las 7.30 para el recuento. Ya no verá más el uniforme marrón y beis de los funcionarios. En el nuevo centro nadie va uniformado. Saldrá a diario a una guardería de la ciudad y volverá, como cualquier niño, por la tarde. La responsable de Instituciones Penitenciarias asegura que esos niños tendrán una red social de apoyo: “Una vez me encontré con el caso de un chico muy joven, pero que había pasado 15 años en la cárcel antes de fallecer. Había nacido y muerto en un centro penitenciario. Eso le marcó. No podemos permitir que estas cosas vuelvan a suceder”.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/bebes/carcel/elpepusoc/20081023elpepisoc_2/Tes

——————————————

EL PAÍS nos vuelve a sorprender con otro artículo de sociedad impresionante que invita a reflexionar. Niños en la cárcel, seguro que a todo el mundo le parece injusto e inmoral, pero en pleno siglo XXI está ocurriendo. Yo mismo he vivido la situación de visitar una cárcel y ver niños correteando por su zona, y es inevitable la pregunta ¿qué futuro tendrán?. A veces es mejor no saber, porque en psicología del desarrollo una de las cosas que se te quedan bien grabadas es que la etapa en la que más aprende un ser humano es de 0 a 3 años, básica en la formación de su personalidad. Sabiendo esto, resulta más injusta aún la presencia de niños en la cárcel.

Esos niños debería acogerlos servicios sociales y sacarlos inmediatamente de allí, ni simulacros ni nada, que luego nos quejamos de la sociedad en la que vivimos, la que nosotros mismos construimos. El niño debe aprender jugando, por ensayo y error (actuando, equivocándose y corrigiendo con ayuda de un adulto para aprender). Debe formarse como persona, que será buena por naturaleza, solo hay que estimularla.

Pero para que me entendais el cerebro de un niño es como una esponja, absorbe todo estímulo que se le presente, y le toma como propio. Volvemos a la pregunta ¿qué hace un niño en la cárcel?, absorber todo lo que hay allí (creo que no hace falta decir más). Irresponsabilidad civil y moral muy grave.

Señoras y señores, para tener una sociedad mejor, que supongo que queremos todos, primero hay que construirla, no sale de la nada; partir de cero y construir bien la casa, nada de poner parches, giro radical del timón para no chocar con el iceberg, que si no, el barco se hunde, y el iceberg está a la vista… está en nuestras manos girar el timón, no naufragar en la vida y permitir que esos niños tengan un futuro mejor.

¿Utopía o realidad? Puede y debe de ser lo segundo, por nuestro propio bien…

CAPÍTULO 109 – DOPAJE AL SERVICIO DE LA INTELIGENCIA

Los fármacos destinados a mejorar las aptitudes cognitivas en ancianos y mayores también caen en manos de científicos – Un 20% reconoce que se dopa

Hace mucho que la medicina se puso a disposición de la belleza a través de la cirugía estética, y hoy se pone al servicio de la inteligencia. Una quinta parte de los científicos encuestados por la revista Nature reconocen que se dopan para mejorar sus habilidades cognitivas, y los laboratorios trabajan en nuevos fármacos capaces de intervenir en procesos de aprendizaje y memorización. El objetivo son enfermos y mayores, pero han saltado al uso científico. Reino Unido y EE UU piden abrir un debate sobre los límites.

Igual que la cirugía permite modelar el físico, ¿se podrá algún día modificar la capacidad intelectual de las personas? En la obra de Aldous Huxley, los habitantes de Un mundo feliz consumen soma, una droga que actúa sobre el estado de ánimo y proporciona la felicidad instantánea, facilitando el control social. No es adictivo, ni tiene efectos secundarios. Es ciencia ficción.Igual que lo es, por el momento, un posible soma que aumente el rendimiento intelectual sin efectos indeseados. Pero en el ámbito académico y científico se toman medicamentos que permiten mejorar la memoria o el aprendizaje. Son fármacos inicialmente concebidos para tratar patologías como el alzhéimer o la hiperactividad. En personas sanas, tienen efectos secundarios y limitados.

Sin embargo, ante el envejecimiento de la población, y el consiguiente deterioro cognitivo que conlleva, los laboratorios farmacéuticos tienen ante sí un gran negocio. Igual que el Botox disimula las arrugas, los investigadores se afanan en descubrir fármacos que permitan potenciar con precisión y sin efectos secundarios los procesos neurobiológicos implicados en la memoria y el aprendizaje. Y no sólo dirigidos a personas mayores o con patologías mentales, sino también para mejorar el rendimiento de quienes realizan esfuerzos intelectuales.

En una sociedad en la que la inteligencia es un valor, ¿qué implicaciones puede tener? El debate neuroético sobre el uso de estas sustancias por parte de personas sanas va desde posiciones más conservadoras a otras más liberales. Si se reconoce valor a obras de artistas creadas bajo la influencia de las drogas, ¿por qué no potenciar habilidades cognitivas como la concentración, la memoria o la vigilia para rendir más? Si se viene consumiendo café o haciendo yoga para mejorar estas habilidades, ¿por qué censurar un posible fármaco que ayudase a rendir más? Si una sociedad reconoce el trabajo intelectual con premios como el Nobel o con becas, para los que los científicos deben competir, ¿qué significado adquiere el potenciar el aprendizaje tomando una pastilla? ¿Se puede considerar como dopaje intelectual?

Como muestra, algo que empezó como una broma. “Los centros del NIH (los Institutos de Salud de Estados Unidos) pedirán a todos los científicos que quieran optar a sus ayudas y subvenciones a que pasen pruebas antidopaje para comprobar que no han tomado estimulantes cognitivos para aumentar su rendimiento intelectual”. Una supuesta World Anti-Brain Doping Authority (WABDA) se encargaría de los análisis. Es el mensaje de una nota de prensa falsa. Una fake lanzada en Internet el pasado 1 de abril, el día de los inocentes en Estados Unidos, por Jonathan Eisen, biólogo evolucionista de la Universidad de California. Comenzó como una travesura, pero el rumor acabó por extenderse por la red.

La broma apunta, sin embargo, a un debate abierto entre la comunidad científica. Si se controla el dopaje en deportes como el ciclismo, ¿por qué no controlarlo en la comunidad científica, donde también compite el intelecto por conseguir becas, ayudas e incluso premios en reconocimiento de su inteligencia? Esa era la reflexión original que, según explica Eisen, le llevó a colgar su broma de Internet. Sin embargo, también afirma que nunca aceptaría que se realizasen ese tipo de controles.

En el ámbito académico, es un secreto a voces el uso de sustancias que contribuyen a mejorar habilidades cognitivas como la memoria, la concentración y la vigilia. La revista Nature ha dibujado un retrato más preciso con una encuesta informal a la que han respondido más de 1.400 científicos. Un 20% de los encuestados afirmó que tomaba de forma más o menos habitual alguna sustancia para rendir mejor en sus labores intelectuales.

Entre los científicos que consumen este tipo de sustancias, un 62% toma metilfenidato, un medicamento de prescripción que se utiliza sobre todo para tratar a niños que padecen trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDHA), porque potencia la capacidad de concentración actuando, entre otros, sobre un neurotransmisor, la noradrenalina.

Un 44% de los encuestados admitió consumir modafinilo, empleado básicamente para tratar la narcolepsia. Los investigadores lo toman para mantenerse despiertos durante más tiempo y para combatir el jetlag. Este medicamento también lo utilizan algunos trabajadores por turnos. Otro 15% reconoció consumir betabloqueantes como el propanolol, un medicamento que se utiliza para tratar la presión arterial alta y que relaja. El resto manifestó tomar una miscelánea de sustancias. Entre ellas, fármacos inhibidores de la colinesterasa, que se emplean para mejorar la memoria en enfermos de alzhéimer.

Todos ellos son medicamentos que no incrementan directamente la inteligencia, sino que ayudan a rendir más en el trabajo y a manejar mejor el estrés. Forman parte del arsenal de fármacos creados para tratar patologías pero que están pasando a formar parte de la “psiquiatría cosmética”, explica Antoni Bulbena, jefe del servicio de psiquiatría del Hospital del Mar de Barcelona. Y con efectos secundarios. Un 69% de los investigadores que respondieron la encuesta de Nature, afirmaron que estaban dispuestos a asumir los efectos secundarios. En definitiva, cuatro de cada cinco, independientemente de tomarlos o no, afirmó que un adulto sano debería tener la libertad de decidir si consumirlos.

La British Medical Association y el Foresight, un comité científico que asesora al Gobierno británico, han elaborado en los últimos años varios informes sobre el uso de estas sustancias y el impacto que en un futuro tendrá la aparición de otras nuevas, tanto sobre la salud individual como sobre la sociedad. Aunque reconocen sus propiedades terapéuticas, creen necesario realizar más estudios para evaluar a fondo las consecuencias de su consumo en personas sanas. El informe especifica que es necesario determinar en qué sectores sería adecuado o no su uso, desde el trabajo por turnos, a militares (que ya los utilizan), a estudiantes o personal académico. Los expertos británicos también creen necesario establecer una regulación para que su uso sea controlado por especialistas, y sistemas para monitorizar la aparición de nuevas sustancias. Más allá de su seguridad y eficacia, creen necesario un debate bioético entorno a su uso no médico, en el que intervengan el Gobierno, la industria, los profesionales sanitarios, las asociaciones profesionales, los sindicatos y las autoridades educativas.

En Estados Unidos, el Gobierno también se ha planteado qué futuro puede dibujar el dopaje intelectual. Allí se encuentra la cara y la cruz de una misma situación. El departamento de Defensa dio a conocer el pasado mes de agosto un informe sobre la utilidad de este tipo de sustancias a la hora de potenciar las habilidades cognitivas del ejército. Mientras, los responsables del National Institut for Drug Abuse (NIDA) alertan sobre las repercusiones en la salud de los jóvenes norteamericanos, que utilizan cada vez más estos estimulantes tanto en fiestas como en época de exámenes.

“Quizás algún día, cuando hayamos aumentado nuestro conocimiento sobre cómo funciona el cerebro, podamos tener intervenciones seguras que mejoren la cognición. Mientras, debemos aprender de la historia y evitar el uso innecesario de estas sustancias”, afirma Nora Volkow, directora del NIDA y autoridad mundial en el conocimiento sobre los mecanismos neurobiológicos de las drogas.

En España, estos medicamentos sólo se pueden consumir con receta. Sin embargo, hay quien los consigue sin ellas, en el mercado negro, en Internet o engañando al farmacéutico. El 11,4% de las veces, lo que buscan es metilfenidato, según datos del Observatorio de Medicamentos de Abuso (OMA) del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona. “El perfil del usuario en nuestra encuesta muestra que la mayoría son hombres: 13 de cada 15 usuarios, con edades comprendidas entre los 25 y los 35 años”, especifica Rafael Borrás, director del OMA. En el deporte de competición, ambos estimulantes están ya incluidos en la lista de sustancias prohibidas por la Autoridad Mundial Antidoping (WADA). Según sus datos, en el 2007 estos potenciadores supusieron el 16% de las sustancias prohibidas detectadas en los controles, 793 casos en total. De estos, 38 fueron por consumo de metilfenidato y 13 por modafinilo.

Los médicos consultados no se cansan de advertir de que abusar de estos medicamentos tiene contrapartidas. El cuerpo cuenta con un sistema protector que regula los niveles de dopamina o serotonina que intervienen en esta potenciación, porque su exceso acaba desequilibrando el organismo, explica Francisco Mora, catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid. El abuso también compromete la estabilidad emocional. “La persona que toma muchos estimulantes acaba cambiando sus patrones de conducta, de repente puede estar eufórico o como un pasmarote”, afirma Antoni Bulbena, jefe del servicio de psiquiatría del Hospital del Mar de Barcelona. Aumentan la posibilidad de paranoias, a lo que hay que añadir otras posibles consecuencias, como problemas cardiacos. “Suele producir bajones. Cuando tomas un estimulante es como si tu cuerpo hubiese pedido un crédito de energía. Sin embargo, cuando agotas las reservas, tu cuerpo ha de devolver ese crédito. Si le has pedido más de lo que tienes, ocurre como en la banca, vas a la quiebra”, explica Bulbena.

¿Se podrán anular algún día los indeseables efectos secundarios? Muchos científicos dudan de que se logre un medicamento que toque lo más íntimo del ser humano, el cerebro, sin ocasionar efectos secundarios, sin romper el frágil equilibrio de una compleja maquinaria. “Todavía se sabe demasiado poco sobre el funcionamiento del cerebro”, afirma Bulbena. “Por muy preciso que sea un medicamento, estás rompiendo un equilibrio”, afirma Bulbena.

“Con el cerebro ocurre como con el genoma, conocemos algunas de sus piezas, pero aún queda mucho por saber”; afirma María Ángeles del Brío, profesora de biología molecular de la Universidad de Oviedo y tutora del máster en bioética de la Universidad de Barcelona. Además, hay que tener en cuenta que las habilidades cognitivas del individuo también se configuran con la cultural y un contexto social, añade.

Aunque los expertos lo vean muy lejos, muchos laboratorios investigan para dar con el soma de la inteligencia. Si los españoles gastan 800 millones de euros al año en intervenciones de cirugía estética, ¿cuánto estaríamos dispuestos a gastar para mejorar nuestras habilidades cognitivas? “Las farmacéuticas buscan fármacos que mejoren la capacidad de aprender y que se puedan utilizar como efecto paliativo en personas mayores porque tienen claro que van a tener un gran número de clientes”, explica José María Delgado, investigador de la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla.

Son medicamentos que apuntan a dianas muy concretas. Muchos de ellos, relacionados con la regulación de otro neurotransmisor que interviene en los procesos de memorización y aprendizaje, el glutamato. Por ejemplo, Memory Pharmaceutics, una compañía fundada por el premio Nobel Eric Kandel por su trabajo sobre la bioquímica de las neuronas, investiga sobre una proteína llamada CREB que “interviene en la transcripción de genes que codifican proteínas que facilitan el aprendizaje”, explica Delgado. También actúan sobre el glutamato las ampaquinas, sobre las que está investigando otro laboratorio norteamericano, Cortex Pharmaceuticals. Delgado está investigando sobre cómo utilizar los antagonistas de los receptores del cannabis. Todo es investigación básica. “Aún falta mucho, todo está muy lejos porque se está intentando potenciar algo que todavía no sabemos bien como funciona”, concluye Delgado.

¿Dueños de nuestra evolución?

Los seres humanos siempre hemos deseado mejorar nuestra condición. Si se admite la cirugía estética, ¿por qué no la psiquiatría estética? Más allá de los efectos sobre la salud, hay un debate ético. “Es como con el maquillaje, hay quien lo querrá utilizar para seducir intelectualmente o quien quiera tapar sus errores”, afirma Antoni Bulbena, jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital del Mar de Barcelona.

¿Admitiría un científico en público que toma este tipo de sustancias? “A los científicos nos cuesta reconocerlo porque nos sentimos orgullosos de nuestra inteligencia”, afirma el biólogo Jonathan Eisen. “Es un tema tabú, tiene mala fama a causa de los abusos”, añade Bulbena. “Creo que no hay manera de controlarlo. Pero es que además muchos artistas han hecho auténticas obras maestras bajo el efecto de las drogas. El debate es realmente muy amplio”, opina Jordi Segura, Director del Laboratorio Antidopaje IMIM de Barcelona.

El uso de estas sustancias, ¿cómo modificaría el concepto de trabajo intelectual? “El yoga puede ser un buen entrenamiento mental para incrementar el rendimiento y nadie lo critica, quizá porque requiere un esfuerzo. Sin embargo, parece que el uso de potenciadores hace desaparecer ese componente de esfuerzo”, afirma Brió. “El uso de este tipo de medicamentos también puede incidir en el desarrollo de capacidades como el compromiso o el valor del esfuerzo”, añade Ángeles del Brió, profesora de Biología de la Universidad de Oviedo. “Nos hemos hecho dueños de la evolución y la queremos hacer a nuestra manera. La cuestión es cómo”.

¿Aumentarán las diferencias sociales entre los que tienen medios económicos para comprarlos y los que no? Hoy día, las diferencias sociales en el acceso a la cultura ya marcan que una persona acabe desarrollando mejores habilidades cognitivas que otras.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Dopaje/servicio/inteligencia/elpepusoc/20081021elpepisoc_1/Tes

—————————-

Noticia sorprendente y generadora de polémica. Yo ya sabía de la existencia de algunos medicamentos para aumentar la capacidad cognitiva, pero no había oído nunca nada de dopaje en este sentido (parece ser que incluso hay un 20% que reconoce doparse). Aquí entra el miedo cuando aparecen en escena los efectos secundarios, lógicamente temidos por todo el mundo.

De momento soy bastante escéptico a la idea de que no tenga efectos secundarios en personas sanas que los usen (yo y más gente). Bueno, ya veremos a ver que consecuencias tiene esto en el futuro, que en este aspecto se presenta incierto.

Links de interés:

Entrada widipedia de Eric Kandel
Pensamiento de Aldous Huxley

CAPÍTULO 108 – INDICIOS DE RECUPERACIÓN DE ÁFRICA

El regreso de cerebros, el fin de algunas guerras y cierta democratización empiezan a dar frutos.¿Puede la región seguir el ejemplo de Asia?

Sería algo prematuro recomendar a los perjudicados por la crisis que azota a EE UU y a Europa que se muden a África, pero sí hay razones para soñar que el continente más pobre de la tierra prospere en el siglo XXI; que deje de exportar gente, y que los que han emigrado a los países del norte se propongan un día volver. Algunos ya lo han hecho. Uno de los muchos motivos por lo cuales la economía del África subsahariana está viviendo su “etapa de mayor crecimiento económico desde la independencia”, según el Fondo Monetario Internacional, es que la fuga de los mejores cerebros africanos se está deteniendo, y muchos están volviendo a sus países de origen.

Grandes cantidades de nigerianos educados en las mejores universidades británicas y estadounidenses han estado abandonando trabajos bien pagados en Londres y Nueva York para jugársela en lo que ahora ellos consideran la nueva tierra de oportunidad africana. Cocktail bars y sushi bars están brotando por todo Lagos, la Manhattan de Nigeria, para satisfacer las necesidades de la regresada élite pródiga. Y, cosa impensable en las precarias circunstancias económicas de hoy en EE UU o Europa, antes de final de año se lanzará en Nigeria un nuevo periódico nacional, a cargo de un periodista nigeriano que emigró a EE UU hace 20 años, ganó un Premio Pulitzer y ahora ha vuelto a casa tras convencer a inversores dentro y fuera de su país de que tiene en manos un proyecto triunfador.

No existen estadísticas definitivas sobre el número de inmigrantes que ha vuelto, pero empresas nigerianas que se dedican a reclutar gente para puestos ejecutivos en su país dicen que cientos de personas se presentan para cada trabajo, y que el 85% vive en Occidente.

Nigeria es uno de los países en más plena ebullición de África, con indicadores de crecimiento anual que superan el 6%. Pero no es un caso único. La media de crecimiento del continente en su totalidad en el año 2007 fue del 5,7%, lo cual se ha traducido en un incremento en ingresos reales per cápita de un 3,7%, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Pese a la crisis de Wall Street, se esperan cifras iguales, o mejores, para este año. La cuestión es si el per cápita realmente afectará al total de la población, o recompensará de manera desproporcionada a las élites; o si las zonas urbanas avanzarán, y las rurales seguirán hundidas en la miseria de siempre.

Pero aquí también existen motivos para ser cautelosamente optimistas. La transformación de las ciudades africanas en los últimos 20 años ha sido espectacular pero, gracias a mejoras en los sistemas de comunicación, se han visto cambios en el campo también. No es extraño encontrarse hoy en un remoto pueblo africano un Internet café en el que jóvenes locales chatean con amigos virtuales en Minnesota o Marsella. Como tampoco sorprende ver a una anciana en el interior de Tanzania hablando por teléfono móvil con sus hijos en la capital comercial, Dar es Salaam. Otro síntoma visible de la occidentalización (para bien y para mal) del continente es que en las zonas urbanas las enfermedades normalmente asociadas con África, como la malaria y el sida, compiten por la atención de los médicos con enfermedades más típicas de los países desarrollados, como las del corazón, obesidad o diabetes.

¿Cómo se explica que África haya logrado salir del estancamiento económico que asoló al continente durante la segunda mitad del siglo XX?

El retorno de algunos de los mejores cerebros africanos es un factor, como también lo es el poder transformador de la tecnología: se ha detectado una conexión matemática entre el enorme incremento del número de teléfonos móviles y el crecimiento del producto interior bruto (PIB). Igual o más importante ha sido el final de la mayoría de las guerras del continente. Otro factor es que muchos Gobiernos africanos han pasado de manos de déspotas a regímenes más benignos y eficientes, obligados a serlo por la tendencia creciente a celebrarse elecciones regulares y democráticas. Otro más es que el mundo está más necesitado que nunca de recursos naturales, en los que África abunda, e inversores tanto de Occidente como de Oriente se han estado entusiasmando con las posibilidades que ofrece el continente.

Por elegir un ejemplo entre muchos, la empresa estadounidense asesora en inversiones Rogers Casey publicó un informe el año pasado en el que aconsejó a sus clientes explorar la opción africana. “Se puede argumentar”, decía el informe, “que África es el último mercado subvalorado. Con su evidente riqueza en recursos naturales y en agricultura, una África sin derramamiento de sangre y sin enfermedades crónicas podría ser una fuente superior de comodidades durante muchos años”.

El país que se ha tomado más en serio este consejo no es EE UU sino es el más urgentemente necesitado de recursos minerales: China. El gigante asiático es hoy el principal impulsor extranjero de la economía africana. En 1994 la inversión china en África era de 25 millones de dólares (18 millones de euros). Hoy 800 empresas chinas operan en el continente y, según la prensa oficial china, la cifra total de inversiones supera los 6.000 millones de dólares. Más allá del petróleo, China extrae madera de Gabón y Camerún, platino de Zimbabue, aluminio de Mozambique, cobre de Zambia.

También es cierto que la responsabilidad social o ecológica no ocupa un lugar primordial en los proyectos chinos, casi todos ellos relacionados con el Gobierno. Ni tampoco se exige que los Gobiernos de los países donde invierten su dinero demuestren mucho interés en respetar los derechos humanos. El caso por excelencia es el de Sudán, donde el hecho de que el Gobierno sea el responsable directo de una catástrofe militar y humanitaria en Darfur no ha impedido que China, principal pilar de Sudán en la ONU, importe el 63% de la producción petrolera del país. Pero, a cambio, el país africano, como los demás Estados en los que China ha penetrado comercialmente, recibe paquetes de ayuda que incluyen crédito barato y el desarrollo de infraestructuras. Como en tiempos del Imperio Británico, los chinos (muchas veces con mano de obra importada de su país) están construyendo carreteras, puentes, aeropuertos y ferrocarriles por todo el continente. Sus fines inmediatos son claramente comerciales, pero pocos africanos se quejan, ya que ven en esa hiperactividad china beneficios de largo alcance.

Uno de los beneficiados es Angola -que salió hace seis años de una guerra civil que duró 30- que vende la mitad de su petróleo a China y que se ha convertido en lo que muchos llaman hoy el tigre africano. Según el Banco Mundial, Angola, país riquísimo en minerales (sin excluir oro y diamantes), crecerá un 20% este año. Luanda, donde la industria de la construcción vive tiempos de euforia, sería irreconocible para una persona que visitó la ciudad hace 10 años.

La República Democrática del Congo, otro país con una enorme abundancia mineral, sigue en guerra. Pero los enfrentamientos se limitan hoy a una región remota en el este del país. Visto desde la capital, Kinshasa, este enorme país también disfruta de un periodo de boom. En el año 2000 tenía un crecimiento de -6% y una inflación de 554%; hoy el crecimiento asciende a un 12% anual, con una inflación de 16%. El número de teléfonos móviles se incrementó en un 50% el año pasado, y se esperan cifras similares este año y el que viene. En Kinshasa, acaban de edificar una torre de apartamentos de lujo llamado Future Tower y se proyecta un gigantesco centro hotelero y comercial que se completará, con dinero árabe, en 2010.

Pero la riqueza natural no es siempre el sine qua non del progreso. Ruanda, un país sobrepoblado, de recursos naturales casi inexistentes, también ha logrado crecer a un ritmo por encima del 5% desde la llegada al poder del presidente Paul Kagame tras el genocidio de 1994, en el que murieron casi un millón de personas en cien días. Ruanda depende en gran medida de la ayuda exterior, pero Kagame, un hombre serio y severo, ha impulsado un programa basado en la reconciliación nacional y en el rigor gubernamental (Ruanda es uno de los países menos corruptos del mundo en desarrollo) cuyo objetivo estratégico es la autosuficiencia. La revista New York Review of Books publicó un artículo este año en el que citó a un ex profesor de Harvard, Josh Ruxin, recientemente instalado en Ruanda. “He trabajado en 50 países”, dijo Ruxin, “y creo que éste es el único en el planeta que tiene la posibilidad de migrar de la pobreza extrema a un nivel medio de ingresos en los próximos 15 años”. Ruxin cree que el desarrollo en Ruanda es sostenible.

Lo que le ha faltado a África, continente que lo tiene todo, ha sido material humano capaz de traducir la abundancia en bienestar general. Quizá el principio del siglo XXI se recuerde como el momento en el que el tigre africano despertó de su larga somnolencia y pegó el salto definitivo.

Fuente: http://empleo.elpais.com/noticia-mercado-trabajo/sociedad/Africa/ve/luz/final/tunel/elpepisoc/20081006elpepisoc_1/Tes

———————-

A uno que dedica gran parte de su tiempo a asuntos sociales, como es mi caso, le produce una enorme satisfacción este tipo de noticias. Direis que esa satisfacción es general, pero comprended que los que nos dedicamos a esto (aunque en muchos casos no oficialmente reconocidos), entendemos mejor la evolución de este tipo de países porque conocemos de primera las grandes dificultades a las que están sometidos, ya que dedicamos gran parte del tiempo a indagar en este tipo de noticias y no sólo leerlas, sino también analizarlas.

Me encanta que los grandes empiecen a ceder terreno y los pequeños (que tienen la condición de pequeños porque los grandes les roban continuamente), se recuperen poco a poco. Pero como pone el título esto sólo son “indicios”, y por algo se empieza, pero hay que ir pasito a pasito e intervenir en todas las fases de evolución del mismo, es decir, hacer un seguimiento.

Espero que el crecimiento económico de estos mismos prosiga, y beneficie al pueblo, que es el que más se lo merece.

ETAPAS DEL DUELO

Sólo da consuelo, elaborar el duelo.

etapas-del-duelo.jpg

El fallecimiento de una persona que queremos, es un acontecimiento que nos enfrenta a nosotros mismos cara a cara con la muerte.

Lloramos la pérdida de un ser querido pero esas mismas lágrimas también expresan nuestra tristeza por tener algún día que despedirnos de nuestro propio cuerpo.

Un funeral es la oportunidad que tenemos para recordar que somos mortales, condición que debería estar presente en cada momento de nuestra vida; porque la muerte le da sentido a la vida; porque tener plena conciencia de la muerte nos permite apreciar la vida y descubrir el verdadero valor de las cosas.

Las personas ancianas son las que se aferran a la vida con mayor entusiasmo. La sabiduría les permite perder el miedo a la muerte y sentirse libres para disfrutar hasta de las pequeñas cosas; actitud muy diferente a la de los jóvenes que juegan con la muerte y la desafían, para sentirse vivos.

La peor pérdida que se puede concebir es la de un hijo, porque no tiene explicación, y el hombre necesita saber el por qué de las cosas. Por otro lado, naturalmente estamos programados para morirnos antes que ellos, ya que obviamente somos mayores.

La gente suele matar con el pensamiento, a los violadores, asesinos de niños, terroristas y hasta a personas que aman pero que a la vez también odian.

Esos pensamientos quedan en la memoria y dejan una huella muy profunda que no se olvida.

Por esta razón hay que perdonar todo a todos cuando están vivos y quedar así reconciliado con los muertos, ya que los duelos sin elaborar pueden tener esta causa, una hostilidad oculta sin resolver que nos hace sentir culpables de su desaparición; porque la impotencia, el resentimiento y la culpa no nos permiten elaborar los duelos.

Cuando fallece una persona los deudos más cercanos pasan por una etapa de negación. – No puede ser que esté muerto, todavía está vivo, no puedo creerlo -; y suelen hablar de él en presente, como si aún estuviera vivo.

Es importante para uno mismo estar presente en el momento del fallecimiento de alguien que hemos querido, pero no todos pueden hacerlo, porque esta posibilidad nos permite tomar conciencia de su muerte y evitar la etapa de la negación por mucho tiempo.

Por otro lado sirve para desmitificar el momento de la muerte que usualmente no es como la mayoría lo imagina. En general la gente muere plácidamente y tranquilamente, esté o no medicado, no se retuerce ni se desespera ni se asfixia, como alguno podría suponer, porque lo último que hace un moribundo es expirar.

Una vez superada la etapa de la negación de un duelo, aparece un sentimiento de agresividad, enojo, disconformidad con el suceso que no se puede todavía aceptar.

La persona puede tener accesos de violencia, ataques de llanto y conductas destructivas, tratando de proyectar culpas y buscar chivos expiatorios y culpables.

Por último llega la aceptación, el momento de tristeza que corresponde, la depresión reactiva que indica que se ha aceptado la desaparición física de esa persona y que se manifiesta como expresión de dolor.

Elaborar el duelo significa aceptar la muerte del fallecido e incorporar ese hecho a la identidad.

Expresar las emociones es un signo de salud mental, porque si se reprimen, tanto el placer como el dolor, esa energía acumulada puede producir trastornos de la personalidad severos.

Fuente: http://psicologia.laguia2000.com/la-depresion/etapas-del-duelo

——————————–

Para nosotros, la muerte es un tema desconocido, nos da miedo, por lo tanto podríamos considerarlo como un tema tabú. ¿Porqué?… a todos nos llegará el “fatídico momento” en el que nuestro cuerpo y nuestra alma se separan, y es natural e inevitable. No tiene porqué ser un drama (con la excepción de que sean debidos a acontecimientos trágicos y repentinos, por lo tanto, inesperados), pero a menudo nos lo tomamos así.

Si un sujeto lleva tiempo sufriendo porque padece una enfermedad terminal, la muerte le llega en forma de alivio, es decir, la desea (eterna polémica con la eutanasia). Si hay un accidente de tráfico, el duelo es muy doloroso. Sin embargo, si la muerte es natural, es decir, el sujeto ha pasado por todas sus etapas evolutivas y su edad de muerte está comprendida en el abanico que comprende desde los 80 hasta los 95 años, y a veces, supera esa edad e incluso llegan a centenarios… entonces hay variedad de situaciones (drama, tragedia, aceptación, resentimiento, incomprensión…)

Posiblemente la muerte sea el mayor misterio que depara la vida y, que paradoja, también marca su final. Fijaros si es importante, que la muerte toda segura ella de su flamante victoria, nos da una vida entera por delante, y perdemos eternamente.

¿Qué hay después de la muerte? Quien sabe… a lo mejor nos da demasiado miedo, hay que asumir el riesgo… ¿probamos?


LA SAGA DE LA SANGRE (5) – La deuda de la sangre

Hoy viernes y como es habitual casi para nosotros hacemos otra entrega del ultimo libro que nos quedaba por publicar.

Esta saga, sin duda la más conocida de Tanya Huff El primer libro presenta a Vicki Nelson, una oficial de policía que tuvo que abandonar su trabajo debido a que se está quedando ciega por culpa de una retinitis pigmentosa. Vicki conoce a Henry Fitzroy, un vampiro y escritor de novelas románticas. En vida Henry fue hijo ilegítimo del rey Enrique VIII de Inglaterra antes de ser seducido por una vampira.

La saga está ambientada en Toronto y utiliza muchos lugares reales. Hoy lunes dejo en sus manos el primero de ellos para que se lo descargen. La Deuda de la Sangre.

La Deuda de la Sangre

La Deuda de la Sangre

Henry Fitzroy, vampiro, escritor e hijo bastardo de Enrique VIII, había sobrevivido durante siglos cumpliéndole código vampírico. No mataba sin necesidad, no atraía la atención hacia sí mismo, y nunca invadía el territorio de otro vampiro. Mas esta vez Henry estaba a punto de hacer lo impensable iba a violar las reglas.

Todo empeñó al despertarse con el crepúsculo… y descubrir que un fantasma había invadido su santuario secreto. Aquello fue el comienzo de un peligroso juego nocturno. A Henry se le permitía formular una pregunta a su misterioso visitante. Si la respuesta era no, alguien (inocente y desprevenido) moría. Pronto resultó evidente que lo que este espectro quería (y los otros que con el tiempo se le unieron) era vengarse de los responsables de su muerte.

Henry no podía dar con el origen de esos asesinatos por si solo, no podía desoir a sus no deseados huéspedes. Sólo tenía una opción, llamar a la detective privada Vicki Nelson y pedir ayuda. Henry tan sólo esperaba que ambos, Vicki y él, sobrevivieran a la experiencia…

Fuente: http://www.oscurossecretos.com.ar/la-saga-de-la-sangre-quinta-parte

LA SAGA DE LA SANGRE (4) – El pacto de la sangre

Cuarta entrega de este materia de lectura que no tiene desperdicio a la hora de ayudarnos a argumentar nuestras partidas del viejo WOD.

Esta saga, sin duda la más conocida de Tanya Huff El primer libro presenta a Vicki Nelson, una oficial de policía que tuvo que abandonar su trabajo debido a que se está quedando ciega por culpa de una retinitis pigmentosa. Vicki conoce a Henry Fitzroy, un vampiro y escritor de novelas románticas. En vida Henry fue hijo ilegítimo del rey Enrique VIII de Inglaterra antes de ser seducido por una vampira.

La saga está ambientada en Toronto y utiliza muchos lugares reales. Hoy lunes dejo en sus manos el primero de ellos para que se lo descargen. El Pacto de la Sangre.

El Pacto de la Sangre

El Pacto de la Sangre

Todo comenzó con la llamada que ninguna hija desea recibir nunca, la llamada que informó a la detective privada Vicki Nelson de que su madre había muerto. La colaboradora de la señora Nelson en el Departamento de Ciencias de la Vida de la Queen’s University contó a Vicki que la causa de la muerte había sido un ataque cardíaco, y que esperarían a que llegase a Kingston para hacer los preparativos del funeral. Pero lo que empezó como una tragedia personal del todo normal pronto se convirtió en el caso más terrorífico de la carrera de Vicki. Porque cuando el cuerpo de Marjory Nelson desapareció misteriosamente de la funeraria Vicki, su ocasional amante y colega investigador, el vampiro Henry Fitzroy, y su antiguo compañero de la brigada de homicidios, el sargento detective Mike Celluci, comprendieron que había algo anormal en el fallecimiento de la madre de ésta. Vicki juró que daría con el culpable, y que se encargaría de que su madre fuera enterrada como es debido. Pero lo que no había tenido en cuenta era que alguien en la Queen’s University parecía decidido a que la señora Nelson siguiera trabajando… viva o muerta!

Fuente: http://www.oscurossecretos.com.ar/la-saga-de-la-sangre-cuarta-parte

LA SAGA DE LA SANGRE (3) – El linaje de la sangre

Les dejo aqui la Tercera parte de la Saga para que la disfruten.

Esta saga, sin duda la más conocida de Tanya Huff El primer libro presenta a Vicki Nelson, una oficial de policía que tuvo que abandonar su trabajo debido a que se está quedando ciega por culpa de una retinitis pigmentosa. Vicki conoce a Henry Fitzroy, un vampiro y escritor de novelas románticas. En vida Henry fue hijo ilegítimo del rey Enrique VIII de Inglaterra antes de ser seducido por una vampira.

La saga está ambientada en Toronto y utiliza muchos lugares reales. Hoy lunes dejo en sus manos el primero de ellos para que se lo descargen. El Linaje de la Sangre.

Linaje de la Sangre

El Linaje de la Sangre

Durante incontables siglos, encerrado en un sarcófago que no debía abrirse, había esperado pacientemente la oportunidad de vivir de nuevo para poder alimentarse de incautos y fortalecerse, la espera por fin ha terminado. Una vez en el departamento de egiptología del Royal Ontario Museum de Toronto, tras arrancar sus descubridores los sellos y hechizos que lo aprisionaban, se apresuró a hacerse con las mentes y las almas de los confiados habitantes de la ciudad, para comenzar a crear un imperio para sí y para su dios. Sólo tres personas tienen siquiera una ligera impresión de que alga va mal.

Para Henry Fitzroy, un vampiro de 450 años, todo comenzó con una obsesionante y abrumadora imagen del sol, un terrorífico símbolo de muerte para alguien como él. Temiendo por su cordura, pidió ayuda a su amante ocasional y compañera de investigaciones sobrenaturales, la ex policía Vicki Nelson. Y mientras ambos luchaban por hacer frente a la obsesión de Henry, el mejor amigo y antiguo compañero de Vicki, el detective Mike Celluci, seguía la huella de dos misteriosas muertes en el museo, convencido de que eran asesinatos y no accidentes, y convencido también de que el asesino era una momia resucitada de entre los muertos.

Fuente: http://www.oscurossecretos.com.ar/la-saga-de-la-sangre-tercera-parte