CAPÍTULO 167 – LA ANOREXIA EN EL EMBARAZO EXISTE

Imagen

  • Suelen ser afectadas que se quedan embarazadas durante su recuperación
  • Tienen más riesgo de aborto, parto prematuro o bebé de bajo peso
  • Es imprescindible el seguimiento posparto dado el alto riesgo de depresión

En el verano de 2008, algunos medios de comunicación de EEUU acuñaron un término nuevo: pregorexia, que trata de describir a las embarazadas que reducen la ingesta calórica y se exceden en la práctica de ejercicio con el fin de controlar el aumento de peso durante el embarazo.

La repercusión de este tema se remonta a 2004, cuando en Nueva York se conoció un documental titulado ‘El pequeño golpe perfecto’. En él se daban detalles de la vida de las mujeres impacientes por alcanzar el cuerpo ‘perfecto’ del embarazo. ¿Existe de verdad la pregorexia? ¿Es una invención de los medios o una preocupación verdadera de los especialistas?

La anorexia en el embarazo sí existe, tal y como reconoce la literatura científica y todos los especialistas consultados por ELMUNDO.es. Es una dura realidad que sobrepasa a la bautizada como pregorexia a la que se le han puesto, incluso, caras conocidas: Nicole Kidman, Angelina Joli o Victoria Beckham. Begoña Olartecoechea, del departamento de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universidad de Navarra, reconoce que “son pocos los casos de las mujeres que rechazan las ganancias de peso en el embarazo, pero sí es frecuente que las pacientes se cuiden, para ajustar el incremento de peso con lo estrictamente necesario, sin que se acumulen kilos de más que después habrá que perder”.

“En el momento de recuperación parcial, existe la posibilidad de embarazo”

En la Unidad de Trastornos de la Alimentación del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, el psiquiatra Ignacio Basurte trata 100 casos nuevos de anorexia al año, aunque no todos son en embarazadas. “La edad media de nuestras pacientes gestantes es de 30 años. Sabemos que los trastornos de la alimentación afectan al 5% de la población y dentro de este porcentaje hay casos leves y casos más graves. Aunque la mayoría de los bebés de las mujeres con anorexia nace sano, lo cierto es que en los casos más graves nos vamos a encontrar con dificultades”, declara Ignacio Basurte, de la Unidad de Trastornos de Alimentación del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Seguramente una de las primeras dudas que estén asaltando a los lectores de este artículo sea: ¿Cómo es posible que una paciente anoréxica se quede embarazada cuando la enfermedad causa la pérdida de la ovulación?

Tener hijos es posible

El doctor Basurte responde. “Muchas de las pacientes que atendemos son enfermas de evolución y no es infrecuente que a lo largo de este proceso veamos formas incompletas de anorexia o cambios de anorexia a bulimia. En ellas, podemos tener pacientes anoréxicas con ciclos menstruales adecuados, al igual que en la bulimia y en el trastorno por atracón. Actualmente, también se sabe que para quedarse embarazada, no depende tanto del peso o la grasa acumulada, sino del balance energético. Por eso, en el momento de recuperación parcial, también tendremos la posibilidad de embarazo”.

De la misma opinión se muestra María Carrera, coordinadora y psicóloga de la Unidad de Trastornos de la Alimentación del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca. “Nuestras pacientes son enfermas que bien están recuperadas pero se acercan a la unidad porque al quedarse embarazadas tienen miedo a sufrir recaídas, aunque en ninguno de estos casos se reactivaron los síntomas. También tenemos casos en los que la gestación les sobreviene en medio del tratamiento. Se produce, asimismo, en aquellas que arrastran la patología y nunca han sido diagnosticadas”.

“Tener un hijo puede suponer una ‘oportunidad’ para salir de la anorexia si se está siguiendo un tratamiento”

Esta especialista, que está llevando a cabo un seguimiento de 50 pacientes y de sus hijos (primeros nacimientos), junto con el Hospital Niño Jesús de Madrid, reconoce que “el 55% de los embarazos no fueron planificados. La media de edad es de 26,8 años frente a los 30,6 que tienen las mujeres sanas cuando dan a luz a su primer vástago. Muchas de ellas no tenían la regla (aunque sí ovulaban) o sus ciclos eran irregulares y no pensaban que se podían quedar en estado”.

Los trastornos de la alimentación son más comunes de lo que se piensa en las mujeres de edad reproductiva. Verónica Bridget Ward, autora de un artículo de revisión sobre este tema publicado en el ‘British Medical Journal’, así lo reconoce. “Un cuestionario llevado a cabo con 454 mujeres británicas, entre su tercer y séptimo mes de embarazo y publicado en ‘European Eating Disorders Review’, constató que la prevalencia de algún trastorno de la alimentación era del 11,5%”.

Cómo actuar

Quedarse embarazada es un factor estresante para muchas mujeres, sobre todo para las que tienen problemas con la alimentación. La ganancia de peso y los cambios físicos que acompañan al embarazo pueden agravar el trastorno. “La mayoría de las enfermas que empeora con la gestación tiende a realizar conductas purgativas (uso de laxantes y vómitos), eleva el nivel de ejercicio y reduce su ingesta”, agrega el experto del Gregorio Marañón.

Afortunadamente, también se produce el efecto contrario.“Tener un hijo puede suponer una ‘oportunidad’ para salir de la anorexia si se está siguiendo un tratamiento. Se cuidan más porque temen que su enfermedad tenga repercusiones en el hijo. De hecho, nuestras pacientes redujeron la sintomatología durante la gestación”, agrega la psicóloga Carrera.

Y aunque en todos los casos se va a necesitar un seguimiento exhaustivo que debe prolongarse hasta después del parto, es en los más graves es cuando se hace “completamente necesario la coordinación con los servicios de Ginecología y Obstetricia. Cada paciente se trata de forma individualizada por un equipo multidisciplinar: médicos, psiquiatras, psicólogos, nutricionistas, enfermeras…”, declara el doctor del Gregorio Marañón, que insiste en que “tenemos un protocolo de actuación porque estos embarazos están considerados como de alto riesgo”.

Begoña Olartecoechea reconoce que “el aporte energético recomendado durante el embarazo es de unas 2.600 Kcal/día. Si la paciente no está recuperada del todo, tendremos especial cuidado en evaluar la dieta que realiza para asegurar un aporte suficiente para ella y el desarrollo de su bebé. Frecuentemente precisan de complementos alimenticios, y en casos graves, de ingreso hospitalario”.

Todas las mujeres deben ganar peso durante el embarazo y este dependerá “del estado nutricional de la madre al inicio del mismo. En aquéllas extremadamente delgadas es aconsejable que aumenten 15 kilos en las que la madre parte de una situación de obesidad al comenzar la gestación, controlaremos estrechamente la dieta… En cualquier caso, lo importante es asegurar el correcto crecimiento del bebé, con una alimentación sana, equilibrada y suficiente de la madre”, agrega la especialista de Navarra.

REFERENCIA: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/03/30/mujer/1333099852.html

Vivimos en la era de la imagen. Un primer golpe de vista y ya sacamos una conclusión de forma inconsciente sobre lo que nuestros ojos perciben. Los medios de comunicación reinciden, una y otra vez, en unos patrones de belleza establecidos que la población “debe seguir”.

Estos patrones de belleza suponen para la mujer una presión añadida por conseguir llegar a ese ideal de belleza y sentirse “valorada positivamente” por la población. Leen revista donde se describen “dietas milagro” que prometen bajar muchos kilos de peso en muy poco tiempo. Ante esta atrocidad, cualquier endocrino nos dirá que esto es una burrada para el organismo, que, en caso de necesidad de perder peso, ésta pérdida tiene que ser lenta y progresiva.

Pongamos por ejemplo que nos sobran 10 kilos (a priori una cantidad considerable). Si hago algunas de estas dietas milagro y suponiendo que pierda 6 kilos en una semana (pasando hambre) cuando vuelva a ingerir comida de forma normal los recuperaré e incluso los doblaré. En el caso de seguir una dieta es fundamental estar nutridos y no vale, simplemente, con ingerir alimentos de escaso aporte calórico.

Esta introducción resulta fundamental para comprender lo que es la anorexia, la bulimia, la vigorexia, todos ellos trastornos de la alimentación, que derivan más tarde en problemas psicológicos y de salud.

En este artículo van más allá e introducen un nuevo término: “pregorexia”, que se refiere a embarazadas que reducen la ingesta calórica y se exceden en la práctica de ejercicio con el fin de controlar el aumento de peso durante el embarazo. Después de leer esta descripción de la progorexia comprendemos su peligrosidad, para la mujer y, evidentemente, para el hijo.

Me quedo con una frase que dice así: “tener un hijo puede suponer una ‘oportunidad’ para salir de la anorexia si se está siguiendo un tratamiento”.

Anuncios

SER ASERTIVO

ser asertivo

Ser asertivo es ser capaz de tener una actitud afirmativa, firme, libre de ambigüedades y de dudas.

Vivimos una realidad repleta de dobles mensajes, indefiniciones, confusiones, supuestos, trascendidos, rumores y falsas interpretaciones, sin lugar ni tiempo para la comprensión, el entendimiento y las explicaciones.

Los vínculos se hacen insostenibles porque la imaginación es la que llena los huecos de la falta de información fidedigna y predomina sobre la comunicación.

No existen muchos valientes capaces de decir lo que piensan sin tapujos o de preguntar al otro lo que desearían saber con exactitud, sin antes rendirse a la conjetura evitando enfrentarse así a la verdad desde la propia fuente.

La suposición permite desplegar un abanico de posibilidades y la mayoría puede sucumbir a la tentación de crear realidades que finalmente no resultan ciertas.

Suponer es inventar posibles hechos utópicos, basados en dichos o situaciones que alguna vez ocurrieron y que se presume pueden volver a ocurrir.

Una suposición se basa en un indicio poco firme que suele desencadenar una serie de malos entendidos que puede salpicar a alguien sin ningún fundamento serio propiciando la desintegración del vínculo y el desencuentro.

La duda a veces se convierte en la estrella de este proceso, porque lo que no se sabe bien se inventa, y es capaz de generar pseudo verdades que de tanto repetirlas se convierten en estigmas indelebles.

Todos tendemos a creer información imprecisa sobre alguna persona significativa; y aunque no podamos confirmarla, solemos mantenerla guardada en algún lugar de la mente para rotularla en el momento oportuno.

Suponer es una hipótesis que tiende a transformarse en verdad aunque no se haya comprobado con los hechos.

Toda opinión se basa en la propia experiencia personal y no permite evaluar con objetividad ninguna situación externa que no sea la propia. No se puede pensar por otros porque ninguno piensa igual en una situación dada, que siempre es muy diferente a lo que cualquiera puede llegar a pensar.

Cada persona vive los acontecimientos desde su particular perspectiva, a partir de sus experiencias, su nivel de conocimiento, su educación, su forma de ser y su filosofía de la vida.

El que decide imaginar una realidad, sin indagar lo verdadero con una simple pregunta yprefiere reaccionar frente a esa realidad inventada como si fuera cierta, deja perplejo al otro, lo desubica, lo desconcierta y no le da pie para reanudar el diálogo.

Ser asertivo significa manejarse con convicción firme y recursos genuinos y no con inventos, mostrándose como cada uno es, con la seguridad y el aplomo que brinda la honestidad que es lo que permite al otro decir lo suyo para aclarar las cosas que no entiende.

Es inútil y letal para una relación reaccionar sin tener una clara información sobre los hechos que lo afligen; por eso es necesario averiguar y completar los débiles indicios que se tienen y evaluar con total conocimiento cualquier acontecimiento hasta despejar la más mínima duda.

Verificar lo que se presta a confusión evita discusiones innecesarias, teniendo en cuenta que todo lo que alguien expresa puede haber sido interpretado erróneamente.

De nada sirve adelantarse a los acontecimientos si no se ha comprendido al otro y sólo se ha adivinado su pensamiento, porque lo que otro piensa siempre es un enigma y está más allá de lo que se puede suponer.

Si somos asertivos y sinceros el otro se verá obligado a responder del mismo modo, por eso es necesario corroborar cualquier hipótesis y vencer la tentación de imaginar lo que probablemente sea distinto o incierto.

El miedo de enfrentar una verdad inaceptable es la motivación que lleva a inventar situaciones o hechos inexistentes. Se necesita ser valiente y pedir las explicaciones pertinentes que permitan mantener una comunicación libre de toda duda.

Referencia: http://psicologia.laguia2000.com/psicologia-social/ser-asertivo

El concepto que plantea el artículo de la siempre interesante Guía 2000 es interesante y práctico para llevar a cabo en nuestra vida personal y social, pero la explicación resulta más liosa de lo que nos tiene acostumbrados. Antes de comentar el artículo voy a aclarar de forma más sencilla el concepto de la asertividad.

¿Qué es la asertividad?

Es una estrategia de comunicación que tiene como objetivo no ofender ni sentirnos agredidos por la otra persona, es decir ni imponernos, ni oponernos a la otra persona. Es aplicable a varias situaciones cotidianas, siendo las más frecuentes enfrentarnos a conflictos comunicativos o de interpretación con nuestros iguales.

Tipos de actitudes:

Agresiva: es una forma violenta de comunicación. Nos imponemos a la otra persona. Prevalece nuestra perspectiva frente a la de nuestro igual por coacción más que por convencimiento. Las personas manipuladoras lo llevan a cabo con mucha frecuenta (o con demasiado ego).

Pasiva: por miedo a tener un conflicto con otra persona, la damos la razón aunque creamos que no la tiene. Se da mucho en personas introvertidas. Típico en personas con baja autoestima.

Asertiva: comunicarnos sin ofender ni sentirnos mal. Complicada de llevar a cabo, pero nos garantizará buenas relaciones sociales, personales y laborales.

Ejemplos -situación de partida-

Pedro ha quedado con Ana en la Plaza Mayor de su pueblo. Tiene muchas ganas de verla, pero Ana se despistó y llega quince minutos tarde a la cita, situación que para nada es del agrado de Pedro.

Reacciones de Pedro:

Agresiva: ¡Has llegado tarde!… ¡Ya no vuelvo a quedar más contigo!. No me gusta que me dejen plantado, me parece una grave falta de educación por tu parte. Esta respuesta es agresiva ya que no ha dado opción a Ana de disculparse ni la deja reaccionar.

Pasiva: ¡Hola Ana! ¡Me alegro mucho de verte!. A Pedro le ha molestado que Ana llegue tarde, pero actúa como si no hubiera pasado nada. No dice nada debido a su timidez, o al temor que le produce que su reacción moleste a Ana.

Asertiva: ¿Qué tal estás? ¿Qué te ha pasado?… me parece raro que llegues tarde. Antes de adivinar las razones del retraso de Ana la da la oportunidad de explicarse, sin imponerse a ella ni someterse a ella.

La explicación sería un poco más larga pero a grandes rasgos para comprenderlo es así (adaptadlo al ejemplo que queráis).

Otro concepto que toca mucho el artículo es el de las suposiciones, es decir, intentar adivinar lo que va a pasar de forma totalmente subjetiva con mucho riesgo a equivocarnos. Juzgar sin conocer la situación por completo, es el terreno de las ideas preconcebidas, de las hipótesis y de los rumores.

Habla también de los dobles mensajes. Los medios de comunicación lo hacen a menudo. Los encabezados de las noticas están repletos de ellos. Suelen sacar una situación de contexto.Se supone que el encabezado es un “resumen de la noticia”, y en realidad es el mensaje que al medio de comunicación oportuno le interesa que conozcas.

Toda opinión se basa en la propia experiencia personal y no permite evaluar con objetividad ninguna situación externa que no sea la propia, por lo que las opiniones, opiniones son, no verdades absolutas (no existen), tan sólo son formas de interpretar lo que ocurre. Hay tantas como personas somos en el mundo, y advierto que ya andamos rondando los 7.000 millones.

El miedo de enfrentar una verdad inaceptable es la motivación que lleva a inventar situaciones o hechos inexistentes. Errar es parte indispensable de la evolución. Aprendemos mucho por la técnica del ensayo y error, es decir, cometer el mismo acto una y otra vez hasta obtener el resultado deseado (ejemplo: andar en bici, andar, escribir, leer, cocinar…etc.).

Es necesario averiguar y completar los débiles indicios que se tienen y evaluar con total conocimiento cualquier acontecimiento hasta despejar la más mínima duda. La frase más importante del artículo en mi opinión. Esto no se suele hacer en la vida real, y los resultados no son los más deseables, pero cuando lo hacemos, la vida se convierte en más fácil y satisfactoria, ya que, comprendiendo la realidad, podemos adaptarnos a ella e incluso cambiarla.

 

 

 

 

CAPÍTULO 121 – EL AMOR ES QUÍMICA… Y ALGO DE AMISTAD

Las hormonas definen el calendario amatorio: la testosterona dispara el deseo y la oxitoscina mantiene la fidelidad

El amor se suele considerar indefinible, porque unos lo ven con Freud como una sublimación del sexo, otros con Fromm como una de las bellas artes, y otros le aplican la palabra al gato. Pero ¿y si los tres tienen razón?

La antropóloga Helen Fisher, de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, se basa en sus experimentos de imagen cerebral (por resonancia magnética funcional) y en el resto de la evidencia disponible para defender una definición tripartita del amor. Primero el impulso sexual indiscriminado, una fuerza autónoma que desata la búsqueda de pareja en cualquier acepción del término; luego la atracción sexual selectiva; y por último el cariño, el lazo afectivo de larga duración que sostiene a las parejas más allá de la pasión.

Son tres procesos cerebrales distintos, pero interconectados. Y tienen una profunda raíz evolutiva común, porque su balance controla la biología reproductiva de las especies. El impulso sexual, la primera fase del amor, está regulado por la testosterona (masculina) y los estrógenos (femeninos) en el común de los mamíferos, más bien por la testosterona en los primates, y casi exclusivamente por la testosterona en el Homo sapiens.

Los hombres con más testosterona en la sangre tienden a practicar más sexo, pero también las mujeres suelen sentir más deseo sexual alrededor del periodo de ovulación, cuando suben los niveles de testosterona. El declinar de esta hormona con la edad va asociado a la reducción de todos los tipos de libido, incluidas las fantasías sexuales.

La testosterona no se relaciona con los gustos preferenciales, sino más bien con los genéricos. Los psicólogos del Face Research Laboratory de la Universidad de Aberdeen, Reino Unido, acaban de demostrar, por ejemplo, que los altos niveles de testosterona -incluso en el mismo hombre, cuando varían en distintos momentos- se correlacionan con su gusto por los rasgos de la cara asociados a la feminidad, en genérico, como ojos grandes, labios llenos, etcétera. De modo similar, muchos estudios han mostrado que los juicios de las mujeres sobre el atractivo masculino están afectados por los niveles de las hormonas sexuales.

Varios experimentos han cartografiado las zonas del cerebro que se activan al enseñar a los voluntarios una serie de fotos de contenido erótico explícito. Aunque los resultados son complicados, una de las activaciones más reproducibles y proporcionales al grado de excitación sexual declarado por el sujeto es el llamado córtex cingulado anterior. En un experimento independiente, esta misma zona resultó activarse cuando el equipo del voluntario metía un gol, una coincidencia que admite varios tipos de interpretación. O tal vez ninguna.

La segunda fase es el amor romántico, el amor en sentido clásico de la palabra enamorarse. Es un rasgo humano universal, y su característica definitoria es la atracción sexual selectiva. Por esta razón, los etólogos creen probable que el amor humano haya evolucionado a partir del ritual de elección de pareja, o cortejo de atracción típico de los mamíferos. Parece confirmarlo el hecho de que, en casi todos los mamíferos, ese cortejo se caracteriza por un notable despliegue de energía, persecución obsesiva, protección posesiva de la pretendida pareja y belicosidad hacia los posibles rivales.

Pero hay una diferencia. “En la mayoría de las especies”, dice Fisher, “el ritual de elección de pareja dura minutos u horas, como mucho días o semanas; en los humanos, esa fase temprana de intenso amor romántico puede durar de 12 a 18 meses”. Un año y medio para elegir pareja, ya está bien con el ritual de cortejo.

Según han documentado los antropólogos en 147 sociedades humanas, el amor romántico empieza “cuando un individuo empieza a mirar a otro como algo especial y único”. Luego el amante sufre una deformación perceptiva por la que agiganta las virtudes e ignora las sombras del otro. Las adversidades estimulan la pasión, las separaciones disparan la ansiedad.

Son los signos de un alto nivel de dopamina en los circuitos del placer del cerebro, y así lo han confirmado los experimentos de imagen. Por ejemplo, enseñar a un voluntario una foto de su amada activa las rutas de la dopamina en los circuitos del placer. Estos circuitos guían gran parte de nuestro comportamiento -ni comer nos gustaría si no fuera por ellos-, y son los mismos que se activan en el ritual de cortejo, o de elección de pareja, de la mayoría de los mamíferos.

La hipótesis de Darwin era que las hembras elegían a sus parejas basándose en su “sentido innato de la belleza”, pero la situación, al menos en la especie humana, parece haber sufrido todo tipo de complicaciones. El equipo de Steve Buss, de la Universidad Estatal de California en Fullerton, ha demostrado que el mismo hombre les parece más deseable a las mujeres si aparece rodeado de mujeres que cuando aparece solo, o rodeado de otros hombres. Por el contrario, una mujer pierde puntos ante los hombres si aparece rodeada de otros hombres. La interpretación no está muy clara, pero aquí hay algo que parece escapar del mero romanticismo. Hay otra componente más en en la elección de pareja. Cuando los investigadores preguntan a grupos de estudiantes heterosexuales cuáles son los atributos que más valoran para formar una pareja, cada estudiante parece buscar los mismos rasgos que se atribuye a sí mismo en un test independiente.

Pero el amor romántico, con ser larguísimo en el ser humano, no suele durar más allá de un año o año y medio, y los cachorros de nuestra especie están completamente inválidos a esa edad. Hace falta otro mecanismo que prorrogue los lazos afectivos, y lo hay. La pista vino de dos especies de topillos.

El topillo de la pradera (Microtus ochrogaster) tiene un comportamiento familiar intachable. Las parejas son fieles hasta que las muerte las separa, e incluso el 80% de los topillos no vuelven a contraer matrimonio tras enviudar. Los dos cónyuges colaboran sin rechistar en el cuidado de la prole, y suelen vivir con los suegros en paz . Todo lo contrario que su especie hermana, el topillo de la montaña, Microtus montanus: hoscos, enclaustrados en sus madrigueras individuales, traidores con sus parejas; los machos no cuidan de la prole en absoluto, y las hembras abandonan a las crías a las dos semanas de parirlas.

Larry Young, de la Universidad de Emory, descubrió que la buena fama de Microtus ochrogaster sólo es cierta como promedio: muchos topillos de la pradera son fieles y empalagosos, en efecto, pero otros son tan traicioneros y correosos como sus primos de la montaña. Ello le permitió hallar que la causa de esas diferencias entre individuos es un solo gen que evoluciona muy deprisa. El gen fabrica el receptor de la vasopresina.

La vasopresina es una hormona capaz de alterar el comportamiento, pero necesita acoplarse a un receptor situado en las neuronas para ejercer sus efectos. Los topillos que llevan una versión muy activa del gen tienen mucho receptor de la vasopresina en el cerebro, y por tanto son fieles y empalagosos. Los que llevan una versión poco activa tienen poco receptor y por tanto son traidores y malencarados.La versión de alta actividad predomina entre los topillos de la pradera -de ahí la buena fama de la especie-, y la de baja actividad es la norma entre los primos de la montaña, pero cada topillo es un mundo.

Los científicos empezaron a analizar ese gen en las personas y a comparar sus variantes con sus perfiles psicológicos. También añadieron a sus investigaciones otro gen similar que tiene también la capacidad para evolucionar muy rápido, el del receptor de la oxitocina.

Los dos genes están relacionados con la oxitocina y la vasopresina, dos hormonas que afectan al circuito del placer (o de la recompensa) cerebral. Estas hormonas actúan a través de unos receptores situados en las neuronas de esos circuitos. Los dos genes clave fabrican el receptor de la oxitocina y el receptor de la vasopresina.

Hasse Walum y sus colegas del Instituto Karolinska, en Estocolmo, han estudiado recientemente a 552 pares de gemelos o mellizos, y a sus parejas. Han analizado su gen avpr1a (el receptor de la vasopresina) y los han sometido a pruebas para evaluar sus “índices de calidad en la relación marital” y de “vinculación con la pareja”. El 32% de los hombres con el gen variante permanecen solteros (frente al 17% con el gen estándar), y todos sus índices de “calidad marital” y vinculación afectiva son significativamente menores.

Cuando una topilla de la pradera recibe una dosis cerebral de oxitocina, se siente vinculada de inmediato al macho que esté más cerca en ese momento, y de forma perdurable. En humanos se ha hecho una prueba similar, pero con dinero. Un equipo de economistas y psicólogos suizos demostró que una simple inhalación de un aerosol de oxitocina hace que la gente confíe más en los extraños y, por ejemplo, les preste mucho más dinero en una situación ficticia (pero con dinero real puesto por el voluntario).

Ambos genes evolucionan muy deprisa y producen variantes (alelos) de mayor o menor actividad, con efectos similares a aumentar o disminuir la cantidad de las hormonas. Ya se ofrecen por Internet productos como Enhanced Liquid Trust basados en la oxitocina, “diseñado para mejorar el área de citas y relaciones en tu vida”.

Pero el amor se parece mucho al amor propio. Lisa DeBruine, de la Universidad McMaster de Ontario, reclutó hace unos años a un grupo de voluntarios para jugar por Internet a una especie de dilema del prisionero. Cada voluntario podía ver en el ordenador la cara del otro jugador, y sólo con eso tenía que decidir si compartía con él su dinero o intentaba hacerle una pifia. La pifia, en realidad, se la había hecho DeBruine a todos los voluntarios, porque al otro lado del ordenador no había nadie. El supuesto jugador no era más que un programa, y las caras habían sido generadas por métodos informáticos. El resultado fue que la mayoría de los voluntarios había decidido compartir su dinero candorosamente cuando la cara del otro jugador era… ¡la suya propia!

Si hay una cuarta fase del amor, lo más probable es que esté al otro lado del espejo.

FUENTE –> http://www.elpais.com/articulo/sociedad/amor/quimica/algo/amistad/elpepusoc/20090118elpepisoc_2/Tes

—————————

Hoy toca ponernos moñas con el temita del amor. Varios puntos de vista procedentes de distintas investigaciones universitarias vienen a decir lo mismo que hace dos o tres años. Hay algunos cambios, como el tema de los topillos y sus socios de la montaña, realmente interesante si…

Volvemos al asunto de la testosterona, la endorfina, la vasopresina y la oxitocina entre ellas. Volvemos también a la fase del enamoramiento, de la belleza, de la atracción física… no hay mucho nuevo, pero lo he puesto porque viene bien recordarlo, y porque siempre es agradable hablar de estos temas

CAPÍTULO 119 – EL SÍNDROME DE LA SILLA VACÍA

Los psicólogos recomiendan introducir cambios en las celebraciones para reducir el dolor por la pérdida de un allegado – El duelo, sin embargo, no debe aplazarse

A muchas personas que han perdido a un ser muy querido, la llegada de fechas como la Navidad o el aniversario les hunden irremisiblemente en un pozo de tristeza, soledad y ansiedad. Son días en los que “ni puedo ver las luces navideñas ni salir a la calle”, explica Julia. A esta mujer se le murió el marido hace pocos meses. Quiere evitar la Nochebuena en casa para no ver la silla vacía de su pareja e intenta convencer a la familia de cenar en un restaurante, para cambiar la escenografía, como le ha recomendado su terapeuta. “Al perder a un ser querido se entra en un proceso de duelo. Esto es algo natural y adaptativo, no una enfermedad ni algo raro. Aunque sea difícil, es necesario vivirlo”, dice Magdalena Pérez, psicóloga del Teléfono de la Esperanza y experta en duelo.

La muerte de un ser querido rompe nuestro mundo interior, “ya no volvemos a ser lo que éramos nunca más. El duelo, un proceso de despedida de la persona desaparecida, supone volver a reconstruirnos por dentro y reencontrar sentido a la vida, algo duro”, añade.

Algunas personas deciden recurrir a la “cura geográfica” marchando de viaje: “Es algo positivo mientras no signifique una evitación constante para no sentir nada y aplazar el duelo, puesto que más adelante puede ser más difícil de elaborar”, añade Pérez. Algunos se atascan en duelos complicados, “muchas veces por intentar retrasar e incluso anular la experiencia dolorosa”, señala José María Argüello, psiquiatra de la Unidad de Estrés Traumático del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona. No es raro manifestar dolores de cabeza y espalda, molestias digestivas, taquicardias o ahogos.

Siempre se habla del duelo individual, cuando también hay que tener en cuenta el dolor familiar. “Durante estas comidas en familia, es común que todos los miembros sientan un nudo en la garganta, recordando al ausente en silencio y si alguien empieza a llorar se tapa enseguida”, añade Magdalena Pérez. Se llega a poner el plato en la plaza del ser querido que ya no está: “Cada uno necesita su tiempo para ajustarse a la nueva realidad y hay que respetarlo”, pero en los talleres terapéuticos que esta psicóloga realiza para preparar la Navidad, los participantes tratan de encontrar una forma de compartir su dolor. Por ejemplo, la familia puede introducir un ritual simbólico que suponga un recuerdo agradecido y cariñoso en voz alta de la persona que no va a estar: desde encender una vela a colocar una foto o un peluche en la mesa.

De igual modo que es natural manifestar malestar, también ayuda a elaborar el duelo “fomentar las emociones positivas, sin sentir culpa”, añade Argüello. ¿Y qué hacer con los niños? “Viven sus propios procesos de duelo. Hay que acompañarles sin intentar evitarles el sufrimiento, dejar que expresen la tristeza a su ritmo”, dice Pérez.

FUENTE: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/sindrome/silla/vacia/elpepusoc/20081224elpepisoc_5/Tes

———————–

<!– // This function displays the ad results. // It must be defined above the script that calls show_ads.js // to guarantee that it is defined when show_ads.js makes the call-back. function google_ad_request_done(google_ads) { var lista = 'www.adn.es,www.AtraerMasMujeres.com,www.ADN.es,www.SMS-Contactos.es,www.dr-pene.com,www.Tu.tv,www.actas.es,www.fotocasa.es,www.terra.player.tv'; var miArray = lista.split(','); //Voy a cortar el array de google si vienen cosas malas for(z=0; z

“); // Display ads in a table document.write(“

“); document.write(“

“); document.write(“

Publicidad por Google

“); document.write(“

¿Que es esto?

“); document.write(“

“); // For text ads, display each ad in turn. // In this example, each ad goes in a new row in the table. if (google_ads[0].type == ‘text’) { document.write(“

“); } // For an image ad, display the image; there will be only one . //if (google_ads[0].type == ‘image’) { // document.write(“

” + // “” + // “

“); //} // Finish up anything that needs finishing up document.write (“

“); } –> window.google_render_ad();La muerte de un ser querido siempre es dura y complicada de asumir. No se trata de desviar ni evitar el sufrimiento (pues está ahí pese a quien pese), sino de enfrentarse a él. Surgen llantos, lamentos, quejas, la frase típica de “si estuviera aquí….”, y un sinfín de condicionales que solo agudizan la culpa y el malestar de los familiares y amigos.

El duelo tiene distintas etapas y solo hasta que pasemos por todas, podremos decir que lo hemos superado. El tiempo palia bastante este sufrimiento, pero cada persona sufre su duelo particular y su tiempo de adaptación a la “vida normal” es distinto, por lo que es fundamental respetar ese tiempo de adaptación.

En tiempos navideños suele surgir la melancolía, algo normal, y propongo una cosa: recordar las cosas positivas que nos aportó la persona ausente, es decir, lo que hemos aprendido de esa persona, que apuesto a que son muchas cosas. Es fundamental para hacer esto bien abandonar cualquier sentimiento de culpabilidad, y aceptar nuestros errores como seres humanos que somos, es decir, con naturalidad, reconociendo que somos imperfectos por naturaleza y que seguiremos cometiéndolos hasta el mismo momento de nuestra muerte. Lo que hay que tratar es que estos errores dañen lo menos posible nuestro entorno.

No se trata de experimentar, sino de dejar libres nuestras expresiones y emociones, por tristes que sean, ya que si no lo canalizamos de forma natural, lo canalizaremos de forma inconsciente, siendo esto muy peligroso ya que nos podemos autodañar psicológicamente, una mala idea ¿no creeis?

Sin más dejo esto un post dando ánimo a las familias que lo están pasando mal por esta causa, tratando de transmitirlas que la vida sigue, que no se para el mundo, que evidentemente habrá un antes y un después tras ese ser querido, y empieza una época.

ETAPAS DEL DUELO

Sólo da consuelo, elaborar el duelo.

etapas-del-duelo.jpg

El fallecimiento de una persona que queremos, es un acontecimiento que nos enfrenta a nosotros mismos cara a cara con la muerte.

Lloramos la pérdida de un ser querido pero esas mismas lágrimas también expresan nuestra tristeza por tener algún día que despedirnos de nuestro propio cuerpo.

Un funeral es la oportunidad que tenemos para recordar que somos mortales, condición que debería estar presente en cada momento de nuestra vida; porque la muerte le da sentido a la vida; porque tener plena conciencia de la muerte nos permite apreciar la vida y descubrir el verdadero valor de las cosas.

Las personas ancianas son las que se aferran a la vida con mayor entusiasmo. La sabiduría les permite perder el miedo a la muerte y sentirse libres para disfrutar hasta de las pequeñas cosas; actitud muy diferente a la de los jóvenes que juegan con la muerte y la desafían, para sentirse vivos.

La peor pérdida que se puede concebir es la de un hijo, porque no tiene explicación, y el hombre necesita saber el por qué de las cosas. Por otro lado, naturalmente estamos programados para morirnos antes que ellos, ya que obviamente somos mayores.

La gente suele matar con el pensamiento, a los violadores, asesinos de niños, terroristas y hasta a personas que aman pero que a la vez también odian.

Esos pensamientos quedan en la memoria y dejan una huella muy profunda que no se olvida.

Por esta razón hay que perdonar todo a todos cuando están vivos y quedar así reconciliado con los muertos, ya que los duelos sin elaborar pueden tener esta causa, una hostilidad oculta sin resolver que nos hace sentir culpables de su desaparición; porque la impotencia, el resentimiento y la culpa no nos permiten elaborar los duelos.

Cuando fallece una persona los deudos más cercanos pasan por una etapa de negación. – No puede ser que esté muerto, todavía está vivo, no puedo creerlo -; y suelen hablar de él en presente, como si aún estuviera vivo.

Es importante para uno mismo estar presente en el momento del fallecimiento de alguien que hemos querido, pero no todos pueden hacerlo, porque esta posibilidad nos permite tomar conciencia de su muerte y evitar la etapa de la negación por mucho tiempo.

Por otro lado sirve para desmitificar el momento de la muerte que usualmente no es como la mayoría lo imagina. En general la gente muere plácidamente y tranquilamente, esté o no medicado, no se retuerce ni se desespera ni se asfixia, como alguno podría suponer, porque lo último que hace un moribundo es expirar.

Una vez superada la etapa de la negación de un duelo, aparece un sentimiento de agresividad, enojo, disconformidad con el suceso que no se puede todavía aceptar.

La persona puede tener accesos de violencia, ataques de llanto y conductas destructivas, tratando de proyectar culpas y buscar chivos expiatorios y culpables.

Por último llega la aceptación, el momento de tristeza que corresponde, la depresión reactiva que indica que se ha aceptado la desaparición física de esa persona y que se manifiesta como expresión de dolor.

Elaborar el duelo significa aceptar la muerte del fallecido e incorporar ese hecho a la identidad.

Expresar las emociones es un signo de salud mental, porque si se reprimen, tanto el placer como el dolor, esa energía acumulada puede producir trastornos de la personalidad severos.

Fuente: http://psicologia.laguia2000.com/la-depresion/etapas-del-duelo

——————————–

Para nosotros, la muerte es un tema desconocido, nos da miedo, por lo tanto podríamos considerarlo como un tema tabú. ¿Porqué?… a todos nos llegará el “fatídico momento” en el que nuestro cuerpo y nuestra alma se separan, y es natural e inevitable. No tiene porqué ser un drama (con la excepción de que sean debidos a acontecimientos trágicos y repentinos, por lo tanto, inesperados), pero a menudo nos lo tomamos así.

Si un sujeto lleva tiempo sufriendo porque padece una enfermedad terminal, la muerte le llega en forma de alivio, es decir, la desea (eterna polémica con la eutanasia). Si hay un accidente de tráfico, el duelo es muy doloroso. Sin embargo, si la muerte es natural, es decir, el sujeto ha pasado por todas sus etapas evolutivas y su edad de muerte está comprendida en el abanico que comprende desde los 80 hasta los 95 años, y a veces, supera esa edad e incluso llegan a centenarios… entonces hay variedad de situaciones (drama, tragedia, aceptación, resentimiento, incomprensión…)

Posiblemente la muerte sea el mayor misterio que depara la vida y, que paradoja, también marca su final. Fijaros si es importante, que la muerte toda segura ella de su flamante victoria, nos da una vida entera por delante, y perdemos eternamente.

¿Qué hay después de la muerte? Quien sabe… a lo mejor nos da demasiado miedo, hay que asumir el riesgo… ¿probamos?


TERAPIA FAMILIAR SISTÉMICA

Terapia Familiar Sistémica

terapia-familiar-sistemica.gif

El enfermo mental es el emergente, de una enferma relación familiar.

La definición de sistema indica que se trata de un conjunto de principios o reglas sobre un tema, que se relacionan entre si.

Por ejemplo, en Astronomía, un sistema es el conjunto que forman el Sol, sus planetas, satélites y cometas; y en Biología un sistema es el conjunto de órganos que contribuyen al desarrollo de una función.

Desde el punto de vista filosófico en general, un sistema es el conjunto de objetos ordenados e interdependientes que constituyen un todo organizado.

La Psicología Social es la rama de la Psicología que aplica el concepto de sistema en los fenómenos psicológicos de grupo, estudiando el conjunto de leyes por las que se rige la convivencia en una determinada cultura o grupo social.

Un sistema es una estructura, o sea la distribución y orden de las partes que componen un todo de tal modo que las subordinan a éste.

La corriente moderna del estructuralismo la define como el contenido mismo del todo capturado en una organización lógica.

Para los sociólogos un sistema es la forma que toma la organización interna de un determinado grupo social. Este sistema es un proceso dinámico permanente de estructuración, desestructuración y reestructuración en que toda estructura social se halla inmersa.

El estructuralismo es una corriente intelectual que a mediados del siglo XX ha influido en todos los campos del conocimiento.

En Psicología Social se aplica a los hechos humanos y sociales tal como lo han elaborado principalmente las matemáticas y la biología, considerando a la realidad humana como una totalidad estructurada y significativa, articulada en un sistema de relaciones estables, con leyes internas de regulación y cuyo sentido hay que buscar en su estructura profunda.

Es un modelo teórico práctico que traduce la realidad en términos lógicos matemáticos, capaz de mostrar lo que en el objeto de estudio permanece oculto e ininteligible.

Para Lévi-Strauss, la estructura social no es idéntica a la realidad de la experiencia, sino a los patrones construidos que se han formado como resultado de esa realidad.

En el caso de las terapias familiares, cada familia tiene una estructura dinámica, es un sistema organizado con sus propias leyes y el objeto de la terapia es reconstruir ese fenómeno para poder descubrir sus leyes de funcionamiento, identificando, bajo la diversidad de las formas aparentes, los esquemas fundamentales que permitan formular las leyes generales para establecer las correlaciones estructurales que correspondan.

Lévy-Strauss, deseaba encontrar el común denominador de todo pensamiento y de toda reflexión.

La familia es un sistema de fuerzas que como todo grupo tiene como objetivo mantener la cohesión. Cuando uno de los miembros del grupo familiar se enferma física o mentalmente, o presenta un problema psicológico conductual, está expresando de alguna manera una patología familiar.

El enfermo es el emergente de un grupo que tiene problemas, si se quiere se puede traducir como que el enfermo es el más fuerte, no el más débil como parecería, porque es el que se decide a romper la cohesión, porque para él la situación es insostenible.

El resto del grupo familiar tenderá a mantener el equilibrio que se atrevió a romper el emergente, y es probable que alguno de ellos postergue sus propias necesidades en función de ese equilibrio.

El equilibrio de un sistema familiar puede ser sano pero también puede ser enfermo. Por ejemplo, si la madre cumple dos roles en lugar de uno, porque el padre es alcohólico, la madre equilibra al grupo pero la situación produce una distorsión que genera malestar en sus miembros.

Para detectar el verdadero funcionamiento de un grupo familiar se utiliza la técnica del rol playing, que consiste en que cada uno de los miembro juegue los roles de los demás y pueda tomar conciencia de la problemática individual, actuando “como si” fuera el otro.

Como en todo sistema las fuerzas lograrán el equilibrio cuando se igualen, de modo que todos los miembros deberán mantenerse en sus respectivos roles sin agregar valencias a su carácter, como sería por ejemplo, no cumplir con las expectativas de su rol, sobreactuar su rol o jugar más de un rol, el suyo y el que no le corresponde.

Fuente: http://psicologia.laguia2000.com/psicologia-social/terapia-familiar-sistemica

————————————————–

Esta terapia consiste en que el enfermo es la persona referente de una enfermedad. Tiene varios puntos de vista interesantes aunque un lenguaje quizás demasiado técnico, no obstante, merece la pena hacer un esfuerzo. En mi opinión haría falta poner más ejemplos.

Particularmente importantes son las definiciones de filósofos y psicólogos. Se parte de que muchas pequeñas partes forman un todo (ejemplo visual: un puzzle). Levi-Strauss es el autor más importante.

Un poco complejo pero buen artículo, interesante investigar en el campo del estructuralismo

FILOSOFÍA DE LAS EMOCIONES

Filosofía de las Emociones

La vida en equilibrio es un alivio y la expresión de las emociones alivian tensiones.

La vida es diversidad y armonía y ser humano es sentir y expresar emociones.

La naturaleza es un derroche de matices, colores, aromas y texturas, capaces de cambiar nuestro ánimo; y las emociones humanas pueden modificar el ambiente.

Dicen que las tormentas están relacionadas con los conflictos humanos y el buen tiempo con los estados generales de equilibrio y felicidad, porque la tierra como organismo viviente, expresa sus estados de ánimo influenciada por su entorno.

La naturaleza no sólo nos muestra lo bella que es para nosotros, cuando vemos una puesta de sol diferente, una noche cálida de luna llena, o la calma de un lago bordeando un bosque, sino también manifiesta lo que nos desagrada o perturba, como la fuerza de un ciclón o de un huracán, la bravura de una tempestad, el rugido de un volcán y los terremotos que causan estragos; fenómenos naturales que ocurren usualmente en el planeta.

Los humanos, también como seres vivos, podemos expresar nuestras emociones o decidir dar rienda suelta a nuestras pasiones, pero el que puede revelar sus emociones puede controlar sus pasiones.

Todo lo que nos conmueve emocionalmente no hace sentir vivos, puede ser un deporte, una conversación, un día soleado, una experiencia, el canto de un pájaro, una persona que amamos.

El aprendizaje es posible en los niños si es acompañado de afecto. Por eso es tan importante que un docente transmita además de información la pasión por lo que hace para lograr así un buen vínculo con el alumno, que llegará a admirarlo y quererlo.

Pero todo depende de su cosmovisión, de lo que crea que es esencial, porque si se sostiene sobre lo estrictamente informativo como ser únicamente racional fracasará irremediablemente.

Para establecer prioridades en la vida tenemos que prestar atención a todo aquello que nos conmueve y nos emociona, que en definitiva es lo que representa la expectativa de una respuesta natural y humana.

Todo lo que hacemos lo hacemos para nosotros mismos y también para los otros, pero nosotros siempre estamos en primer lugar, porque si estamos alineados en ser lo que somos, seres emocionalmente racionales, la aceptación de los demás es inmediata.

La naturaleza no tiene la perfección de lo estático sino de lo dinámico, lo que cambia, se permite desagradarnos y mostrarse como es.

En los humanos, la represión de las emociones produce el desborde incontenible de sus pasiones y el consecuente desequilibrio del cuerpo.

Muchos jóvenes se muestran como no son para agradar a los demás, no se gustan a si mismos porque no se parecen a los demás.

No existen patrones para la individualidad, porque como la palabra lo dice es única.

La individualidad genuina hace que hasta lo que quizás pueda parecer desagradable se convierta en estilo y hasta pueda crear un modelo, porque depende de la actitud, de la convicción y de la seguridad en uno mismo.

Fuente: http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-y-psicologia/filosofia-de-las-emociones

—————————————————

Este es un artículo que seguramente trata un tema que nos interese a todo el mundo: las emociones. La emoción es un término complejo y diverso, pero a la vez atractivo e interesante, además de complicado de controlar y comprender en su totalidad. Las podemos controlar, dependen de estímulos externos y eso nos hace vulnerables hasta cierto punto (la racionalidad nos puede ayudar), dependiendo de la personalidad de cada individuo.

Naturalmente somos seres imperfectos por naturaleza y por ello tenemos a lo largo de nuestra vida un enorme margen de maniobra para mejorar con aquello del “ensayo y error”.

Esto es sólo una pequeñísima introducción a lo que es un tema apasionante e interesante: las emociones. Todos las experimentamos, aunque con diferente intensidad y a todos nos afectan en mayor o menor medida.

Según el psicólogo Theodore Ribot existen cuatro emociones primarias (cólera, alegría, miedo y tristeza) y cuatro secundarias (amor, sorpresa, vergüenza y aversión). A continuación un desglose de todas ellas:

EMOCIONES PRIMARIAS:

1. Cólera: enojo, mal genio, atropello, fastidio, molestia, furia, resentimiento, hostilidad, animadversión, impaciencia, indignación, ira, irritabilidad, violencia y odio patológico.

2. Alegría: disfrute, felicidad, alivio, capricho, extravagancia, deleite, dicha, diversión, estremecimiento, éxtasis, gratificación, orgullo, placer sensual, satisfacción y manía patológica.

3. Miedo: ansiedad, desconfianza, fobia, nerviosismo, inquietud, terror, preocupación, aprehensión, remordimiento, sospecha, pavor y pánico patológico.

4. Tristeza: aflicción, autocompasión, melancolía, desaliento, desesperanza, pena, duelo, soledad, depresión y nostalgia.

EMOCIONES SECUNDARIAS:

1. Amor: aceptación, adoración, afinidad, amabilidad, amor desinteresado, caridad, confianza, devoción, dedicación, gentileza y amor obsesivo.

2. Sorpresa: asombro, estupefacción, maravilla y shock.

3. Vergüenza: arrepentimiento, humillación, mortificación, pena, remordimiento, culpa y vergüenza.

4. Aversión: repulsión, asco, desdén, desprecio, menosprecio y aberración.

Ésta es tan sólo la exposición de un autor pero hay muchos autores y muchos planteamientos, todas interesantes…