CAPÍTULO 165 – KRISHNAMURTI, EL PENSAMIENTO, LA INTELIGENCIA Y LO INMENSURABLE

 

 

Krishnamurti intenta investigar qué diferencia existe entre el pensamiento, la inteligencia y lo inmensurable.

El pensamiento es el recuerdo de la memoria, es el pasado, lo conocido que ha construido un espacio en el que actuamos y pensamos, que nos condiciona.

Krishnamurti se pregunta cómo hacer para acceder al espacio de lo inmensurable sin despojarnos de la limitación de nuestros pensamientos para poder buscar la libertad. Un espacio que permita pensar sin fragmentar, sin remitirse a experiencias anteriores, que sólo se mueva con la experiencia sin la carga del pasado.

Una inteligencia capaz de algo así puede alcanzar lo inmensurable, porque la inteligencia no es el pensamiento, que está en el tiempo, la inteligencia está más allá del tiempo.

La inteligencia es la que proporciona armonía entre la mente, el corazón y el cuerpo, no actúa con palabras sino con sentimientos y descubre la realidad tal como es.

 El espacio que ocupa la inteligencia no tiene fronteras, es inimaginable, silencioso, donde no puede llegar el pensamiento. 

El espacio del pensamiento, que es limitado por el tiempo, crea aislamiento, mundos diferentes divididos por muros, razas, religiones, categorías; y es estrecho y cerrado.

Krishnamurti afirma que cualquier progreso individual o mejora propia es la más inflexible forma de aislamiento, porque tiene medida y está en el tiempo, y todo lo que es mensurable trae conflicto.

¿Puede este tipo de pensamiento enlazarse al otro que no pertenece a este mundo, para buscar la libertad, y poder funcionar igualmente en el mundo real, sólo cuando es necesario para poder vivir, y a la vez permanecer absolutamente quieto y silencioso y con esa inteligencia ver la realidad tal cual es?

El pensamiento, que es tiempo, debe funcionar en el área del conocimiento, pero sólo es altamente inteligente cuando accede al espacio infinito donde hay silencio, sin condicionamientos y es en ese amplio espacio de silencio donde está el sentimiento de la belleza y el amor.

Cuando el pensamiento funciona con esta inteligencia, no busca experiencias, sino que experimenta directamente sin necesidad de repetir historias, porque se mueve con cada experiencia como si fuera algo que ocurre por primera vez.

Esa inteligencia no divide, no fragmente, no juzga, percibe el hecho, lo experimenta y permanece quieta y en silencio.

Cuando se produce la pérdida de un ser querido, sólo la inteligencia nos permite quedarnos quietos y en silencio con el dolor, sin buscar explicaciones ni causas, es el pensamiento el que trata de controlar, indagar y sufrir.

La armonía entre cuerpo, mente y corazón es quietud, no entusiasmo, excitación o sentimentalismo, sino plenitud, armonía, la profundidad del amor y es entonces cuando lo inmensurable Es.

Cuando estamos alertas no necesitamos esperar que ocurra nada en especial, porque nos sentimos activos, vitales, en movimiento. En cambio cuando estamos inatentos ocurren cosas y entonces actuamos desde el nivel de lo que no es verdadero y estamos nerviosos, ansiosos, atrapados y desesperados.

El que tiene una percepción alerta todo el día, durante el sueño también la tiene, de modo que estará tranquilo y en paz, no tendrá nada que examinar ni en qué preocuparse.

Porque el cerebro exige orden y si tenemos percepción alerta, al final del día está ordenado y no tiene que producir orden durante la noche; y al otro día puede estar extraordinariamente vital y no muerto, drogado o corrupto.

Fuente: “La Persecución del Placer” El despertar de la inteligencia (vol.II), Fundación Krishnamurti, Ed.Sirio

REFERENCIA: http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-oriental/krishnamurti-el-pensamiento-la-inteligencia-y-lo-inmensurable 

Siendo consecuente con el artículo de ayer, este artículo me viene muy bien. Ya mencioné a Krishnamurti en un capítulo titulado “sobre la violencia”. Una de mis peticiones en “carta a los reyes magos” fue que la gente aprendiera a pensar por sí misma. Bueno, pues si desgranamos un poco este denso artículo estaremos más cerca de alejarnos de estímulos externos y quedarnos en soledad el pensamiento y nosotros. Es un mundo fascinante en el que se descubren nuevas facetas humanas.

Hay que tratar de separar pensamiento y condicionamiento, pero ¿eso es posible?. Vivimos en la era de la imagen, de la apariencia, repleta de estímulos y condicionamientos cuyo objetivo común es llamar nuestra atención y conseguir que consumamos un producto o pensemos de una forma determinada (generalmente de acuerdo a una ideología semi-impuesta). Separar pensamiento de condicionamiento resulta pues, un reto apasionante pero muy complicado a la vez.

Otro concepto importante a trabajar es el de la inteligencia. Su definición es complicada y se ha debatido mucho sobre el significado de este concepto. Según Krishnamurti, el pensamiento es el elemento que permite armonizar la mente, el corazón y el cuerpo. Aprovecharé en este apartado al autor Daniel Goleman, que dedicó todo un libro a la “inteligencia emocional” y otro a la “inteligencia social”. Muy interesantes ambos libros que nos ayudarán a pensar por nosotros mismos.

Los aficionados a la literatura recordarán un libro escrito por George Orwell titulado “1984”. Un apunte a este libro: este manuscrito fue escrito entre 1947 y 1948 y publicada en 1949. En el libro se describe una distopía, es decir, una utopía perversa donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal. Sería como nuestro propio infierno. Leed la novel y comprobad que no estamos tan lejos de dicha distopía debido a nuestra decadencia y degeneración de pensamiento propio.

El pensamiento limitado genera diferencias con el otro, aislamiento, mundos diferentes divididos por mundos, razas, religiones y categorías. Es estrecho y cerrado. Este pensamiento limitado es el que tenemos en la sociedad actualmente. Otra petición de la carta era mejorar la educación. La educación actual tiende a imponer un tipo de pensamiento a modo de “esto es lo correcto”. Os suena la frase “divide y vencerás”. Efectivamente, tal división genera conflicto.

Un ejemplo práctico: el gobierno insiste en crear diferencias entre los inmigrantes y nosotros. Mientras inmigrantes y residentes mantenemos nuestro particular conflicto (hablo, obviamente, en términos globales y no particulares) estamos ciegos ante el abuso de poder y la corrupción que ejercen nuestros superiores. Actualmente estamos ciegos mental y socialmente, pero un rayo de esperanza se está empezando a abrir: las revueltas sociales en Oriente Medio y el norte de África, que están marcando en la historia un proceso de inflexión.

Otro ejemplo de pensamiento propio Islandia. Pasó de las “leyes del mercado” y está saliendo de la crisis. Grecia, desde que fue “rescatada” por la Unión Europea, cada vez está peor, al igual que Irlanda y Portugal. El beneficio de ambos rescates es paliar los excesos europeos de Francia y Alemania, dioses del continente y “modelos europeos a seguir”.

Para finalizar, rescato una frase que podría resumir perfectamente lo que os estoy contando: “el que tiene una percepción alerta todo el día, durante el sueño también la tiene, de modo que estará tranquilo y en paz, no tendrá nada que examinar ni en qué preocuparse”.  Frase densa y repleto de contenido de libre interpretación. Que cada uno saque sus propias conclusiones a dicha frase.

CAPÍTULO 153 – KRISHNAMURTI SOBRE LA VIOLENCIA

¿Podrá el mundo alguna vez liberarse de la violencia y pensar de una manera diferente?

Si esto fuese posible ¿Cómo se puede lograr?

Krishnamurti, al investigar este tema observa que la violencia, la tendencia destructiva, los enfrentamientos y los conflictos que el hombre ha cultivado o heredado de sus antiguos ancestros, parecen haber echado profundas raíces en este mundo, difíciles de erradicar, que llenan de infelicidad y miedo a la humanidad.

La mitología, la filosofía y la religión, con sus enseñanzas, disciplinas y creencias parecen no haber resuelto la ansiedad y la angustia de los seres humanos.

El hombre debe encontrar una solución para los problemas fundamentales de su existencia, porque el dolor del mundo es el dolor de cada hombre, y porque el mundo es el hombre y el hombre es el mundo.

La revolución no consiste en poner bombas y revelarse a la autoridad, la revolución debe producirse en la mente de cada uno.

El pensamiento es el que ha fragmentado al hombre y lo ha separado de la naturaleza, pero también ha creado la tecnología que necesitamos para vivir.

¿Puede el pensamiento seguir funcionando en el campo del conocimiento y al mismo tiempo liberarse del dolor y del miedo, sin producir divisiones y enfrentamientos entre los hombres?

Krishnamurti nos dice que el pensamiento ha engendrado la violencia, la miseria y la infelicidad del mundo, porque el pensamiento divide a los hombres en blancos y negros, en comunistas y capitalistas, en ricos y pobres, etc. Esclaviza al hombre y hace que su mente nunca pueda ser libre, porque siempre está juzgando, condenando o eligiendo.

Sólo se puede pensar diferente, de una manera totalmente nueva, cuando se puede observar el presente, sin presión, sin dirección, sin distorsión de ninguna clase.

Cuando observamos y estamos atentos, el pensamiento no interviene, no compara, no juzga, no saca conclusiones. Se logra estar en el presente libre de los recuerdos del pasado, porque la distorsión aparece cuando no se está atento.

El pensamiento es el responsable del miedo, de la soledad, de los celos, de la ansiedad y de la culpa.

La percepción debe estar en el presente sin intervención del pensamiento, porque elpensamiento es la respuesta del pasado.

El pensamiento ha creado imágenes por razones sociológicas, económicas y culturales y vive esclavo de esas imágenes.

Pero es posible observar sin la interferencia del pensamiento y de sus imágenes, que son inconscientes y se han ido acumulando en el tiempo haciendo que una persona se comporte según como sean esas imágenes, porque ese modo de pensar se refleja en la conducta.

La vida se vuelve desdichada cuando nos comparamos con otros más inteligentes, más ricos, con un físico más atractivo, etc. y esas imágenes inconscientes vuelven durante el sueño y nos hacen infelices.

El pensamiento debe estar en silencio y no tener ninguna imagen para lograr el estado de alerta o de percepción atenta en el aquí y ahora, para poder ver la realidad sin compararla con imagen alguna.

Sólo se puede escuchar al otro cuando no intervienen los pensamientos del pasado, porque si interfieren las imágenes que nos dicen, esto debe ser o esto no debe ser, o esto lo tengo que rechazar y lo otro lo tengo que aceptar, no se está escuchando en absoluto.

Fuente: http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-y-sociedad/krishnamurti-sobre-la-violencia

A pesar de su brevedad, el artículo aporta muchas ideas interesantes sobre Krishnamurti y la violencia… pero antes de comenzar a desglosarlas comprobemos quién fue ese tal Krishnamurti

¿Quién fue Krishnamurti?

Krishnamurti fue un filósofo indio, nacido en 1895 en Madanapalle, Andhra Pradesh, India y murió en el año 1986 en Ojai, California, Estados Unidos, con lo que vivió un total de 90 años.

Fue filósofo, orador y escritor en materia filosófica y espiritual.

Los principales temas sobre los que hablaba fueron los siguientes:

–> Revolución psicológica

–> El propósito de la meditación

–> Relaciones humanas

–> La naturaleza de la mente

–> Como llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global

(Evidentemente trató muchos más temas, ya que su bibliografía es muy extensa)

Destacar también que tiene una fundación con los siguientes centros en España:

Madrid: http://centrokrishnamurtimadrid.blogspot.com

Gran Vía, 33 – 6º derecha – Puerta 20
krishnamurtimadrid@gmail.com
Pases de vídeos los martes a las 19,00 h
Diálogos los viernes a las 19,00 h

Canarias: http://www.centrodeinformacionkrishnamurtidecanarias.org.es

Alfredo Manzano y Roser Tomas
Apartado Postal 4062
35080 Las Palmas de Gran Canaria
España
Tel: (34) 928 35 46 03
arscanarias@yahoo.es

Barcelona:

Tel: 616 312 556 (Sr. José Antonio)
Apartado 5351 08080 Barcelona (España)
CIKBarna@telefonica.net
Reuniones mensuales con diálogos, lecturas y vídeos, de 18 a 21 horas en la Casa Asia, Diagonal 73, Barcelona Telf. 93 3680836

Málaga: http://krishnamurtimalaga.blogspot.com

Pases de video
Inma Corbacho Telf. 952 795553

Sevilla: http://krishnamurtisevilla.blogspot.com/

Asociación Krishnamurti de Sevilla
Información: 65 954 3858 – 64 717 0217

FOROS DE DIÁLOGOS Y VISIONADOS DE DVDs TODOS LOS VIERNES EN EL

CENTRO CÍVICO LOS CARTEROS
Avda. Pino Montano, 31 – 41008 Sevilla

krishnamurti.es (página de la fundación)

Ahora pasemos a destacar algunas cosas del artículo:

La revolución debe producirse en la mente de cada uno. Los medios de comunicación nos dicen cosas, nuestra familia nos dice cosas, nuestros amigos y nuestra pareja también, los estímulos tales como pancartas, ideologías, valores familiares, tradiciones también. Lo ideal sería extraerse de todo ese mundo y sacar tus propias conclusiones, es decir, no tener que coincidir con lo que diga la familia, el político de turno, la tradición de moda o lo que quiera que sea. Si coincidimos, pues bien, pero coincidir en todo es imposible, porque una de las peculiaridades del ser humano es que no hay dos sujetos iguales… podemos ser parecidos pero no iguales, siempre hay algo que nos diferencia. Y eso es algo que debe ser respetado; sin embargo, los medios de comunicación tienen como principal objetivo adoctrinar nuestro pensamiento para que los que los dirigen (llamado gobierno) haga lo que le de la gana cuando le venga en gana. Atentos a esto.

El pensamiento es el que ha fragmentado al hombre y lo ha separado de la naturaleza, pero también ha creado la tecnología que necesitamos para vivir. El pensamiento es un arma muy poderosa y por lo tanto, muy peligrosa. Es el principal culpable de las guerras producidas en el mundo, desde la más corta a la más larga, desde la que tiene más consecuencias y las que menos… todas ellas basadas en el pensamiento. Pero también el pensamiento nos ha permitido tener nuestras propias opiniones y plantear soluciones a problemas. No es malo ni bueno, simplemente hay que tener cuidado con él porque nos puede traicionar y eso conlleva malas consecuencias en nuestra vida, tanto individual como global.

Sólo se puede pensar diferente, de una manera totalmente nueva, cuando se puede observar el presente, sin presión, sin dirección, sin distorsión de ninguna clase. Aquí los medios de comunicación tienen mucho que decir.

La vida se vuelve desdichada cuando nos comparamos con otros más inteligentes, más ricos, con un físico más atractivo, etc. y esas imágenes inconscientes vuelven durante el sueño y nos hacen infelices. Una prueba más de que el capitalismo es un cáncer para la humanidad… cuanto más capitalismo, mayor pobreza y más enmascarada que es lo peor. Nos hace vivir ansiosos por pisar a los demás, ser más que los demás, y cuando lo conseguimos imponer nuestra superioridad capitalista, es decir, ser pijos gilipollas… esto no quiere decir que todos los ricos lo sean, pero curiosamente más dinero suele tener proporciones inusitadas de estupidez mental (véase Gorge Bush, Putin, Hugo Chávez… y el 99% de los políticos).

En general, os recomiendo a este personaje (Krishnamurti), pondré más artículos de él porque merece la pena y mucho.