CAPÍTULO 163 – VOLCÁN SUBMARINO DE EL HIERRO

El volcán de La Restinga ya es visible. Aunque sólo sea a través de una especie de ecografía que ha hecho el buque oceanográfico Ramón Margalef. Se sabe cuánto mide y que aún continúa activo. Es la primera vez que se cartografía un volcán submarino tan joven en todo el mundo.

Justo cuando El Hierro está pendiente de si los movimientos sísmicos que se están registrando en Frontera acabarán en una nueva erupción volcánica, el equipo de científicos del Instituto Español de oceanografía (IEO) ha localizado y cartografiado a bordo del buque Ramón Margalef los focos de la erupción del volcán submarino que ha surgido a una milla de la punta de La Restinga.

El edificio volcánico está ubicado a unos dos kilómetros de La Restinga y tiene un diámetro de 700 metros en la base, una altura de 100 metros y un cráter de unos 120 metros de diámetro. Esta es la primera vez que se consigue en todo el mundo una imagen de un volcán submarino activo. «Hemos actuado en el mejor momento, con el volcán activo, pero no tanto como días atrás, y lo hemos podido cartografiar; es la primera vez que esto ocurre», aseguraba ayer Juan Acosta, responsable científico, junto a Francisco Sánchez, de la expedición geológica del Ramón Margalef.

Link: http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=235250 

INFORMACIÓN SOBRE LA ISLA EL HIERRO

Historia:

A pesar de haber estado envueltas siempre por una aureola de misterio y leyenda, las Canarias ya eran conocidas en la antigüedad como “Las Afortunadas”. Las descripciones solían ser exageradas y poco precisas. Algunos incluso tendían a asociarlas a los restos de la Atlántida.

El Nombre

No se sabe a ciencia cierta cuál es el origen del nombre de “El Hierro”, pero podría deberse a una derivación del antiguo lenguaje que designaba a la isla con el nombre de “hero” o “Esero”.

El Meridiano

En el siglo II de nuestra era, Ptolomeo consideró como “Meridiano Cero” al que pasa por el extremo occidental de la isla o sea, por el “Fin del Mundo Antiguo”. Así permanecieron las cosas hasta que a finales del siglo XIX fue desplazado por el que pasa por Greenwich.

Los Bimbaches

Los primitivos pobladores de El Hierro eran los Bimbaches o Bimbapes, procedentes del cercano continente africano.

Se trataba de un pueblo pacífico y que poseía una compleja estructura social a pesar de no disponer de metales y vivir sin contacto con otras culturas de su entorno.

Habitaban en cuevas o en sencillas construcciones de piedra seca, en equilibrio con el medio insular, del que obtenían recursos suficientes para su subsistencia (agricultura, pastoreo, caza, pesca y recolección).

Los Letreros

Los Bimbaches nos han legado numerosos petroglifos, que pueden admirarse en diversos puntos de la isla y aún no han podido ser descifrados.

Los más extensos y significativos son Los Letreros de El Julan, lugar en el que también se pueden contemplar los restos del antiguo lugar de reunión denominado “Tagoror”. Se han descubierto también enterramientos en cuevas, hallándose cadáveres  y ofrendas tales como utensilios domésticos, herramientas primitivas y algunos alimentos.

El origen de los Bimbaches, al igual que el de toda la primitiva población del Archipiélago, se situa en el Norte de Africa. La zona arquológica de El Julán, ha sido propuesta por el Gobierno de Canarias para ser Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La Conquista

El Hierro fue tomado por Jean de Bethencourt a principios del siglo XV, en el marco de la conquista normanda del Archipiélago canario que sometió a las islas de Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro.

Los bimbaches ofrecieron escasa resistencia y pronto fue colonizada la isla con campesinos procedentes de Europa que no tardaron en mezclarse con la población original. Se instaura desde entonces un sistema señorial que prevaleció hasta el siglo XIX.

Geología:

En un principio …

La epopeya geológica de El Hierro se inició hace unos 100 millones de años, cuando el fondo del océano comenzó a abombarse debido al incontenible empuje del manto. Finalmente, la corteza acabó por romperse de un modo muy característico, agrietándose en forma de estrella de tres puntas.

Por las grietas empezó a fluir el magma que, por sucesivas erupciones y apilamientos, fué levantando el edificio insular hasta que este emergió finalmente del océano formando una imponente pirámide triangular coronada por un volcán de más de 2000 metros de altura.

Las grietas iniciales se convirtieron en conductos de emisión de lava que dieron paso a tres cordilleras dorsales sobre las que se alinean numerosos conos volcánicos. Por otro lado, al enfriarse el magma en estos conductos se solidificó en forma de gigantescas pantallas basálticas verticales, formando los característicos diques tan típicos de la arquitectura geológica herreña.

El gran cataclismo

Lo cierto es que hace tan sólo 50.000 años, en la pequeña isla de El Hierro se produjo uno de los fenómenos naturales más violentos y devastadores de los que se tenga noticia: un deslizamiento de proporciones gigantescas.

En unos segundos, probablemente actuando de detonante algún temblor sísmico, se rompió un gran pedazo de la isla y se precipitó por el talud marino para desparramarse luego por los fondos oceánicos. Como la herida de un colosal zarpazo, aparece el impresionante anfiteatro del valle del Golfo. Es difícil imaginarse un desprendimiento de más de 300 km3, un volumen correspondiente a 100 veces el del volcán ST.Helens.

Se cree que la ola de tsunami, producida por el deslizamiento de El Golfo debió superar con creces los 100 metros de altura y es más que probable que sus efectos llegasen a sentirse en las costas americanas.

1.000 volcanes

A pesar de que ya han pasado más de 200 años desde la última erupción, El Hierro cuenta con la mayor densidad de volcanes de Canarias, con más de 500 conos a cielo abierto y otros 300 cubiertos por coladas más recientes. Aunque las cuevas y tubos volcánicos de la isla todavía tienen que ser investigados exhaustivamente, ya se han podido catalogar unos 70. Algunos de ellos son muy notables por la belleza de sus estafilitos o por su extensión, como en el caso de la cueva de Don Justo, cuyo conjunto de galerías supera los 6 km de longitud, encontrándose entre los más largos del mundo. Actualmente se encuentra cerrada para proteger un endemismo de la cueva.

Clima:

Las temperaturas

El clima de la isla viene determinado por la interacción de las corrientes marinas del banco sahariano y los vientos alisios, por lo que es suave y uniforme.Las temperaturas de la costa oscilan entre los 19°C y los 23°C. Durante casi todo el año sopla un viento moderado o fuerte.

La variación solar es muy considerable, tanto en lo que se refiere a días de sol al año, como respecto a su intensidad. Hay que tomarse muy en serio las precauciones contra el exceso de insolación, pues la acción refrescante del viento hace que no siempre se sea consciente del nivel de radiación que se recibe.

Las noches suelen ser muy claras y despejadas, lo cual permite la visión de uno de los cielos más limpios y brillantes del mundo, lo que hará las delicias tanto de los románticos como de los aficionados a la astronomía.

La diferencia de temperatura entre el día y la noche hace recomendable el llevar siempre una chaqueta en el coche.

La temperatura de las aguas oscila entre los 19°C de enero y los 23°C de septiembre.

En invierno

La época de lluvias suele extenderse de noviembre a marzo, pero en los últimos años ha disminuido mucho el nivel de las precipitaciones. Los alisios aportan también un elevado grado de humedad que se condensa en las laderas. Así se explica la existencia del famoso árbol sagrado de la isla, el “Garoé”, que ya era venerado por los bimbaches. En sus hojas se condensaba el agua de las nubes y goteaba de forma que era posible recogerla en las concavidades, más conocidas como albercas, que rodean el sagrado árbol.

En el año de 1610 fue destruido por un huracán pero en 1949 fue plantado otro tilo en el mismo lugar para rememorar aquel otro que forma ya parte de nuestra historia.

Flora:

El bosque
En El Hierro, al igual que en el resto delas Canarias, encontramos una gran cantidad de especies vegetales endémicas, propias del archipiélago o exclusivas de esta isla.En las zonas altas encontramos magníficas laurisilvas, vestigios de los bosques predominantes en épocas muy remotas, con diversas especies de laureles, helechos y musgos. El Fayal es la zona de encinas y hayas, mientras que los eucaliptos son un clásico ejemplo de flora introducida por el hombre.

Los extensos bosques de coníferas se dice que son los más hermosos y espectaculares del Archipiélago. El pino canario (pinus canariensis) es de porte muy recto, poco exigente y el único resistente al fuego.

El denso manto formado por sus agujas (basa o pinocha) impide el crecimiento de otras especies vegetales.

El sabinar

El sabinar del oeste de la isla constituye un caso muy particular. Se trata de una formación de sabinas cuyas retorcidas formas han sido moldeadas durante siglos por la violencia de los vientos y las condiciones climáticas predominantes en esa zona.

El sabinar se halla incluido en el inventario de espacios naturales objeto de protección especial de medio ambiente desde 1975.

Las zonas bajas son mucho más secas y su escasa vegetación está formada principalmente por plantas crasas y numerosas especies de euforbiáceas. Las tabaibas (euphorbia canariensis) y los cardones, con su característica forma de candelabro, son otras de las especies que atraen la atención del visitante. Las tuneras o chumberas de deliciosos frutos y los agaves (o piteras) son especies no autóctonas. Estos últimos producen un escapo floral de hasta 6 m de altura, ligero, pero muy consistente, y que los campesinos empleaban para hacer escaleras y canalizaciones para el agua.

El drago

En El Hierro se encuentran también algunos escasísimos ejemplares de plantas tan famosas como el drago y la palmera canaria.

Fauna:

Las aves

De entre los pájaros no podemos dejar de citar al canario silvestre, cuyo color gris verdoso y su aspecto insignificante no le impiden ser un consumado cantarín.

La introducción de la hormiga roja, producida involuntariamente hace unos 50 años, supuso el fin para la mayoría de especies que nidifican en el suelo.

Entre las aves podemos citar al herrerillo, el pinzón de El Hierro, el mochuelo de bosque, también las palomas, los tabobos, cernícalos y esos abundantes cuervos que ya han desaparecido de grandes zonas de Europa, pero que sí abundan en nuestra isla.

En la costa nidifican aún algunas parejas de águilas pescadoras, y encontramos también una gran variedad de gaviotas. Así mismo, son numerosas las aves migratorias que visitan la isla de paso hacia otras latitudes.

La gran variedad de artrópodos atrae el interés de no pocos biólogos. Mariposas, coleópteros y un sinfín de arañas hacen que su estudio sea un campo apasionante.

La viuda negra es el único animal venenoso de la Isla. Se trata de una pequeña araña, poco abundante, que vive bajo las piedras y no produce telaraña, su picadura puede producir lesiones en el sistema nervioso vegetativo.

La herpetofauna de El Hierro es la más variada de Canarias: rana arborícola, gekos, lisas y dos especies de lagartos.

El lagarto gigante

La especie más famosa es, sin lugar a dudas “el lagarto gigante de El Hierro”(Galliota Simonyi), que llegó a medir metro y medio. Durante mucho tiempo se le creyó extinto, hasta que volvió a localizarse una variedad similar en 1975. Estos animales, de hasta 70 cm de longitud, viven en La Fuga de Gorreta y están protegidos por Ley. En el municipio de Frontera, junto al poblado de Guinea, se muestran al público algunos ejemplares que en la actualidad son criados en este centro especial para la recuperación de esta especie endémica de la isla

* Para visitar el Centro de Recuperación y el poblado de Guinea ha de pagarse un ticket de entrada que le permitirá acceder al mismo. Para cualquier otra información no dude en consultar en el Patronato de Turismo

Cómo llegar:

En avión

Casi cada día hay tres vuelos que enlazan la isla con el aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife, y uno diario con la isla de Gran Canaria. Los fines de semana también se incrementan los vuelos con Tenerife y Gran Canaria. Desde todas las islas se puede llegar a El Hierro en avión haciendo trasbordo en las islas capitalinas.

En barco

El puerto de La Estaca es un puerto moderno, recien mejorado y ampliado. Está preparado por el atraque de todo tipo de buques, incluidos cruceros. La comunicación con el puerto de Los Cristianos (Tenerife) se realiza 2 veces al día. Alguno de esos viajes enlazan con la isla de La Gomera y con La Palma. Algunos mayoristas ofrecen viajes organizados a El Hierro, pero los que deseen viajar por su cuenta pueden hacer las reservas en cualquier agencia de viajes. En el caso de encontrarse de visista en otra isla del Archipiélago, siempre es fácil contratar una excursión de algunos días a la isla.

En la isla
La isla cuenta con unas 1.500 camas turísticas que van desde la sencilla pensión de una estrella hasta el Parador Nacional ****. En época alta es recomendable efectuar las reservas con 2-3 meses de antelación (especialmente para las vacaciones de verano y Semana Santa).

Los años que hay “Bajada” puede ser necesario reservar transporte y alojamiento con bastantes meses de antelación.

En su presupuesto de viaje es necesario que incluya el alquiler de un coche para un mínimo de dos o tres días, pues para hacerse una idea global de la isla no es suficiente con recorrerla ni siquiera a pie y el servicio público de guaguas enlaza los principales núcleos de población una vez al día.

La compañía de Transportes ofrece además la posibilidad de alquilar taxis.

Las guaguas o autobuses regulares tienen horario de mañana y tarde y enlazan los distintos pueblos de la isla. En las oficinas del Patronato de Turismo le podrán facilitar la relación de líneas con sus frecuencias. también contamos con información en el apartado “Turismo” de este portal.

Economía:

En el pasado …

Hasta principios del siglo XX, las Canarias exportaban principalmente azúcar y vino, pero la primera no pudo soportar durante mucho tiempo la fuerte competencia de la producción americana.

La cochinilla que parasita las chumberas y la orchilla, un liquen de brillante color rojo, se empleaba antiguamente para obtener cotizados tintes de color rojo. En El Hierro hay pequeñas empresas artesanales y de servicios, así como varias cooperativas con tecnología punta ligadas al sector primario.

Pilares actuales de la economía

La economía de la isla se sustenta por cuatro pilares que son cuidadosamente supervisados y promocionados por el gobierno local: Ganadería, agricultura, pesca y turismo.

La cabaña ganadera está constituida tradicionalmente por cabras, ovejas y vacas, cuya leche se recoge en la Cooperativa de Ganaderos que se encuentra en Isora y se emplea para la elaboración de unos excelentes quesos que se exportan al resto de las Islas y a la Península.

Los cultivos de frutales están concentrados en el valle del Golfo, donde se cultiva la piña tropical, papayas, aguacates, plátanos, mangos, etc, de cuya distribución y comercialización se encarga la Cooperativa del Campo y la comercializadora Mercahierro. Los higos secos o “pasados” hace siglos que son considerados como los mejores de Canarias y se dan, sobre todo en la zona de El Pinar.

También existe una producción importante de otras frutas tales como albaricoques, ciruelas, manzanas y cítricos que se destina al consumo local y que abundan según la época. En los últimos años, El Hierro ha apostado porla agricultura y ganadería ecológica.

Los viticultores también se han agrupado en una cooperativa y sus vinos son de tal calidad que han obtenido diversas distinciones nacionales y extranjeras y tienen denominación de orígen. También se pueden degustar sus extraordinarios caldos artesanales de pequeñas bodegas particulares, aunque hay que tener en cuenta su alta graduación.

La pesca está centralizada en La Restinga. La especie más importante es el bonito listado, pero también se capturan otros túnidos, además de la pesca del litoral (viejas, cabrillas, morenas…).

El turismo va aumentando lenta, pero inexorablemente. Actualmente se fomenta el turismo de calidad, que huye de la masificación para buscar un contacto con la esencia de la isla. destaca el senderismo, el parapente y el submarinismo como la oferta más demandada. Más información enwww.elhierro.travel

Descripción general:

El Hierro es la más pequeña de las Islas Canarias y está situada en el extremo sudoeste del Archipiélago. Sus 278 km2 de superficie nos ofrecen una gran diversidad paisajística: desde los áridos lajiares y las formaciones volcánicas del Sur y el Oeste, hasta las fértiles tierras del valle de El Golfo con viñedos y plantaciones en la zona noroeste, pasando por los densos pinares y las laurisilvas de la zona central de la isla.

Las costas de El Hierro son rocosas y muy abruptas, con inaccesibles acantilados de hasta 1000 metros de altura y algunas calas y piscinas naturales que invitan a un refrescante baño en sus aguas. En la meseta de Nisdafe encontramos campos y praderas, mientras que en el pinar abundan las higueras y los almendros. También aquí podemos disfrutar de la legendaria primavera eterna de las Canarias, con una vegetación subtropical en las zonas fértiles que contrasta con el fascinante volcanismo de otras partes de la isla.

El caso es que la mayoría de visitantes no tardan en volver a la isla y hay verdaderos adictos. En la oficina del Patronato de Turismo puede obtenerse una guía gratuita en la que se indican los itinerarios más interesantes.

Información obtenida de: www.elhierro.es

CAPÍTULO 155 – DESAFÍO EXTREMO PARA LAS AVES

El 20% de las especies está en peligro de extinción por el cambio climático

El cambio climático está provocando en las aves, desde las últimas décadas, unos efectos similares a los que produjeron varios milenios de glaciaciones. Al igual que entonces, las especies capaces de adaptarse al entorno serán las que, a medio plazo, sobrevivirán. Las que no lo hagan tienen muchas probabilidades de extinguirse o, al menos, que su población sufra un grave descenso. Peter Marra, investigador del centro Smithsonian para la investigación de las aves migratorias en Washington (EE UU), cree que la situación de las aves es “muy preocupante” y que, en el próximo medio siglo, “veremos cambios muy importantes”. Ian Newton, de la Universidad de Oxford, va más allá: “Los expertos hablan de que el 20% de las especies de aves podrían extinguirse, yo creo que ese sería el máximo”.

Los expertos reunidos en Algeciras para el segundo congreso de migración de aves y cambio climático trataron los efectos del calentamiento global en las aves y constataron que una especie de ave, la curruca capirotada, ya ha experimentado cambios genéticos para adecuarse a la nueva situación climática. El investigador de la Universidad Complutense Francisco Pulido es el responsable de esta investigación.

El cambio climático está planteando un desafío extremo a las aves, que tienen dos opciones: mutar para adaptarse a la nueva situación o cambiar su comportamiento y su hábitat. Las que no puedan hacerlo evolutivamente tendrán que cambiar tanto sus zonas de cría, como su invernada y los tiempos en que éstas se producen. Los más de 200 expertos reunidos en Algeciras han debatido estos cambios y Miguel Ferrer, presidente de la Fundación Migres (organizadora del evento) ha asegurado que más de 20.000 millones de aves están cambiando ya sus hábitos migratorios. Entre las aves más afectadas por su poca capacidad de adaptación se encuentran especies pequeñas como el colirrojo y el papamoscas cerrojillo, cuyas poblaciones ya se han reducido hasta un 80% en los países del centro de Europa.

El presidente de Migres asegura que el estrecho de Gibraltar es un laboratorio inigualable de observación de las aves -en sus escasos kilómetros confluyen dos mares, corrientes, y es atravesado cada año por más de 30 millones de aves de 380 especies- y cree que estos animales son un instrumento perfecto para medir los efectos del cambio climático y una oportunidad para conocer el escenario futuro e intentar evitarlo.

En el otro sentido, también hay aves que tradicionalmente se quedaban en África y ahora están llegando a Europa, como el buitre de rupell o el ratonero moro. Pero no sólo modifican su comportamiento las aves migratorias; Ferrer asegura que el 39% de las especies sedentarias estudiadas también ha cambiado sus áreas de reproducción.

Los expertos ornitólogos han valorado los adelantos tecnológicos. “Hemos podido realizar el seguimiento de la aguja colinegra, un ave que recorre más de 17.000 kilómetros sin parar gracias a la nueva tecnología”, afirma Ferrer.

Las aves están cambiando las fechas de migración, acortando las distancias y con ellas muchas posibilidades de aumentar la biodiversidad. Ferrer cree que peligra “el propio fenómeno de la migración”. La cigüeña blanca, por ejemplo, está dejando de emigrar a África y se queda en España, donde sus ratios de población están aumentando considerablemente. También han dejado de cruzar el Estrecho y se consideran sedentarias a causa del calentamiento global el águila calzada y la culebrera.

Referencia: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Desafio/extremo/aves/elpepusoc/20100406elpepisoc_7/Tes

El título del artículo presentado anteriormente habla por sí mismo ( “Desafío extremo para las aves” ) y la breve descripción que viene a continuación resulta explícito (“el 20 % de las especies está en peligro de extinción por el cambio climático”) ; en este apartado hay poco que añadir, pues como la mayoría de la gente sabe (excepto los aún escépticos) es que el cambio climático está demostrado científicamente, asi que las excusas y demagogias de fuertes empresarios “casualmente” los más favorables a la no existencia de este fenómeno autodestructivo para nuestro planeta, se quedan en evidencia por su invalidez.

El artículo nos habla del estrecho de Gibraltar, de aves que no emigran a África y se asientan en España (como la cigüeña blanca, el águila calzada y la culubrera entre otras aves), debido a que las condiciones climáticas han cambiado y ahora les es más favorable quedarse en España. Es para pensarlo.

Y más que para pensarlo (que está bien que nos hagamos responsables) es para reaccionar. Evidentemente, aquí vienen los problemas “si yo no puedo hacer nada”, “esto es por culpa de los políticos”, son tan solo frases que nos limitan. Por supuesto que los políticos son unos ineptos y juegan a ser especialistas en todo y en realidad no tienen ni idea de nada, pero si la masa no les siguiese no nos sangrarían. Aquí es donde entramos nosotros y desde nuestra perspectiva, podemos hacerles caso omiso y al final la masa vencerá. Debemos romper ese gregarismo y alineamiento mental que se nos ha impuesto desde ese cuento no apto para menores llamado política, sí, escucharles es una total pérdida de tiempo (es mejor dedicar el tiempo a algo más constructivo como la lectura, viajar, conversar con personas pertenecientes a otras culturas…etc,).

Otro ejercicio interesante es empatizar con los animales (ponerse en el lugar de ellos), no es tan difícil y así es más fácil respetarles y con ello mejorar nuestra propia calidad de vida pues respetar la naturaleza es respetarnos a nosotros mismos, pues pertenecemos a ella, nos guste o no.